24 noviembre, 2021

Cilindros de gas: una bomba que anda suelta en Valledupar

Una gran cantidad de puestos móviles de comida se desplazan por toda la ciudad poniendo en riesgo la vida de los vallenatos.

Los carros de comidas rápidas que utilizan cilindros de gas significan un riesgo para la ciudadanía.
FOTO: JOAQUÍN RAMÍREZ.

En una reciente denuncia por parte de Manuel Ríos, presidente de la Asociación de Vendedores Móviles y Estacionarios de Valledupar, Asomevev, por la invasión del espacio público en el centro de la ciudad, uno de los temas que surgió a consecuencia, fue el uso habitual de cilindros de gas por parte de algunos vendedores de fritos, pizzas, perros calientes, entre otros alimentos.

“Nosotros como asociación no le permitimos a alguno de los integrantes usar cilindro. Específicamente, en el centro hay más de 20 puestos que nadie controla, nos sentimos abandonados por la administración, porque estas personas tienen un desorden y no pasa nada”, comentó Ríos.

De igual manera, ante el conocimiento de los recientes planes por parte de la Secretaría de Gobierno para liberar el espacio público en distintos sectores de la ciudad, el presidente de Asomevev recalcó que por el centro de la ciudad, solo hasta este martes se adelantaron planes por parte de la Alcaldía de Valledupar, los que se buscaban evitar la presencia de estos vendedores que ponen en riesgo la vida de los vallenatos.

Uno de los comerciantes que hace parte de la asociación confirmó que no solo los cilindros representan un peligro, sino que también lo es el aceite caliente que estas personas utilizan, y recordó, que hace algún tiempo una niña sufrió quemaduras en su cuerpo, posterior al derrame de aceite de uno de los carros donde se fritaban productos como deditos de queso, bolas de carne, buñuelos, etc.

El secretario de Gobierno, Luis Galvis, señaló que desde este martes se está realizando la campaña de liberación de espacio público por toda la carrera séptima y remarcó de forma tajante que ante estos negocios que utilizan cilindros de gas no hay ninguna forma de negociar, ya que representan un riesgo inminente para todas las personas.

REGLAMENTACIÓN

En cuanto a las recomendaciones técnicas de seguridad para el uso de gas propano, el Centro de Información de Sustancias Químicas, Emergencias y Medio Ambiente, Cistema, indica que parte de las condiciones adecuadas para el almacenamiento de tanques o cilindros de gas, es la ubicación de estos en espacios que estén ventilados, protegidos del sol, agua, humedad y ambientes corrosivos.

Igualmente, se señala que el área de almacenamiento debe ser identificada con total claridad, libre de obstrucciones, sin que quede cerca de áreas muy transitadas.

En cuanto a las consecuencias de explosiones, el Centro de Información señala que esta se puede dar por la presencia al mismo tiempo, de niveles peligrosos de gas, aire o cualquier fuente comburente y de ignición, en un espacio donde se acumule el combustible, de tal modo que la presión no sea fácilmente disipada. Recuerdan, que dependiendo de la cantidad de gas almacenado, una explosión puede afectar todo aquello que se encuentre hasta varios cientos de metros en todas las direcciones.

Estos Negocios ambulantes, si bien para muchas personas representan el sustento diario de varias familias, también son un riesgo inminente para toda la población que transcurre cerca a ellos, por no estar debidamente reglamentados y estructurados para su funcionamiento.

Uno de los vendedores de deditos de queso y ‘cochinitos’, ubicado en el sector de ‘Cinco esquinas’, al ser informado por los riesgos que se corre al momento de un accidente debido al encierro en el que se encuentran los cilindros de gas dentro de estos carros freidores, reconoce que puede ser peligroso para él como para sus clientes, sin embargo, afirma que es el único sustento que ha encontrado para sostener a su familia, debido a las pocas oportunidades de empleo encontradas en Valledupar.

“Mis ganancias por cada bandeja de deditos son cerca de los 1.500 pesos y en los mejores días puedo vender hasta 30, lo que significa 45.000 pesos cuando hay bastantes tránsito de personas, sin embargo, después de la pandemia las ventas han sido muy regulares”, aseveró este expendedor.

SOLUCIÓN AL RIESGO

Manuel Ríos informó que desde hace más de diez años, son más de 485 integrantes de la Asociación de Vendedores Móviles y que uno de los ejemplos de reconversión que se dio dentro de este grupo de comerciantes fue con un carro de ventas de pizzas.

Los sistemas de calentamiento eléctrico son una solución para evitar el riesgo que representan los cilindros de gas.
FOTO: CORTESÍA.

El presidente de Asomevev recalcó que anteriormente esta persona utilizaba pipetas para calentar los hornos en los que se prepara la pizza, sin embargo, bajo las sugerencias y peticiones que se hacen a los integrantes de la asociación, cambió el uso de gas por hornos eléctricos, siendo consciente del riesgo inminente que corren.

POR REDACCIÓN EL PILÓN.