9 septiembre, 2021

Chiriguaná, un municipio con historias, devoción y costumbres particulares

Aunque no se tiene certeza de la fecha precisa de su fundación, lo que no se puede poner en duda, según sus habitantes, es que “es un pueblo próspero y de costumbres sanas, donde los representa la cultura folclórica y el deporte”.

Chiriguaná limita con los municipios de El Paso, Curumaní y La Jagua de Íbirico.
FOTO: JOAQUÍN RAMIREZ/EL PILÓN.

Este municipio del departamento del Cesar deriva su nombre de una comunidad indígena prehispánico denominada Chiriguaná, quienes fueron los primeros pobladores. Según datos históricos de la región, esta comunidad fue descubierta el 6 de mayo de 1536.

Algunos conocedores de la historia de la creación de Chiriguaná reseñan a Luis de Rojas como fundador en el año de 1545 y a Pedro Juan Hernández para 1610; asimismo argumentan que más que fundación se trató de un repoblamiento.

En cuanto a su ubicación geográfica está a 155 kilómetros de Valledupar, limita al norte con el municipio de El Paso, al sur con Curumaní, al este con La Jagua de Ibirico y con Venezuela, y al oeste con Chimichagua. A su alrededor tiene varias ciénagas, entre las más importantes se encuentra la ciénaga de Zapatosa, el primer complejo cenagoso del país.

Lea también: Ciudad alegre y tradicional, así definen los nativos a Valledupar

Aunque no se tiene certeza sobre la fecha precisa de su fundación, lo que no se puede poner en duda, según sus habitantes, es que “es un pueblo próspero de costumbres sanas. Lo que mejor nos representa es nuestra cultura folclórica y el deporte”. Así lo expresó uno de sus residentes, Jainer Salazar de Armas, un chiriguanero de ‘pura cepa’ como él mismo se describe. Hace 54 años llegó a este mundo y desde que tiene uso de razón reside en Chiriguaná. Actualmente convive en compañía de su esposa, hijos y nietos en el barrio 24 de abril, donde preside la Junta de Acción Comunal. Para este líder comunitario, hablar de Chiriguaná es enorgullecerse, por ser un municipio acogedor, que abre las puertas a sus visitantes “con el corazón y la frente en alto”, afirmó.

DEVOCIÓN

Según cuentan los pobladores de este municipio, la Virgen de Chiquinquirá se apareció a unos pescadores que iban a bordo de una balsa; allí pudieron observar  que se fue formando poco a poco la imagen de la virgen hasta vislumbrase por completo. Desde entonces esta pasó a ser la santa patrona de Chiriguaná. 

Es por esto que cada 8 de septiembre los chiriguaneros rinden tributo a su patrona. Pero este año las fiestas no pudieron realizarse como en años anteriores, pese a esto la devoción sigue intacta. “Siempre se hacen ocho días de novena y la procesión que reunía entre mil y hasta tres mil devotos de Nuestra Señora del Rosario de Chiquinquirá”, aseguró el líder.  

Le puede interesar: En San Diego sienten vergüenza por la fama de ‘chismosos’

La mañana de ayer se realizó la misa mayor presidida por monseñor Oscar José Vélez Isaza. A las 4:00 de la tarde se llevó a cabo otra eucaristía y la salida de la virgen en caravana con los protocolos de bioseguridad exigidos. Cabe mencionar que en el marco de las fiestas patronales además de la programación de las actividades litúrgicas se realizó una Feria de Emprendimiento con el apoyo de la Alcaldía.

¿CÓMO RECONOCER A UN CHIRIGUANERO?

De acuerdo con Jainer Salazar de Armas, lo que identifica a un nato del municipio es su particular acento y algunas de las expresiones que tienen al hablar: “Tenemos un ‘hablaito’ muy nuestro. ‘Que va’, ‘jua’, son términos que siempre nos identifican. En cualquier parte de la Costa apenas hablamos nos dicen ‘ese es de Chiriguaná’”, contó. De otro lado, reiteró que haber nacido y crecido en esta tierra es grato. Confía en que seguirá siendo un territorio próspero con la voluntad de los mandatarios y el sentido de pertenencia de los ciudadanos. Además anhela que renazca la pesca, puesto que según él con la llegada de la minería se dejó de lado.

Por: Andreina Galvez