Publicidad
Tendencias - 4 diciembre, 2022

Casi 2 metros: Amparo Regino, considerada la mujer más alta del Caribe

En el municipio de Soledad, Atlántico, una joven de 19 años ha sido considerada la más alta del Caribe y quizás de Colombia. Su metro con noventa centímetros causa gran asombro cuando va por la calle.

Foto: Instagram @amparo_la_caballota
Foto: Instagram @amparo_la_caballota

Para algunos, la estatura es un atractivo. Si hablamos de las mujeres, en Colombia no suelen ser muy altas, la estatura promedio de las femeninas es de 1,60 centímetros.

En el municipio de Soledad, Atlántico, una joven de 19 años ha sido considerada la más alta del Caribe y quizás de Colombia. Su metro con noventa centímetros causa gran asombro cuando va por la calle.

Amparo Regino Navarro es su nombre. Actualmente es estudiante de Trámite Aduanero en Barranquilla y cuenta con cientos de seguidores en redes sociales.

De acuerdo con EL TIEMPO, Amparo nunca se ha sentido acomplejada de su estatura, sin embargo, reconoce que tanto en el colegio como en el barrio nunca faltan los ‘mamadores de gallo’

“Ya me acostumbré a que la gente me mire y hasta me digan cosas. Para mí eso es normal”, expresó la joven. Además, cuanta que también es la envidia de muchas mujeres: “Hay unas que se ponen hasta celosas, como si yo les fuera a quitar al novio, me tuercen los ojos y miran feo”.

Ahora bien, Amparo sí reconoce que a veces su estatura le ‘pasa factura’, por ejemplo, cuando se monta en los buses: “Las piernas no me caben, en especial en esas busetas pequeñas. Por eso debo buscar el último puesto, aunque allí tampoco puedo estirarme”.

En el aspecto sentimental, la joven soledeña asegura no haber tenido muchas relaciones amorosas. Actualmente tiene un novio que mide 1,74 cm, pero este detalle no la incómoda. “Cuando vamos por la calle no falta que diga algo, pero normal yo me siento bien con él”.

Gracias a sus centímetros, Amparo ha recibido ofertas laborales en el mundo del modelaje, pero ella, según contó, aún no se siente segura para debutar en esta carrera que demanda ciertas exigencias. “Varias personas se me han acercado y comentando si me interesaría ser modelo de marcas, pero mi mamá y yo hemos rechazado esas ofertas”.