Publicidad
Comunidad - 13 enero, 2022

“Buscamos recursos y patrocinios para reactivar las bicicletas públicas en Valledupar”: Pablo Salcedo Jr.

Esto comienza por una investigación realizada por USAID y la fundación Ciudad Humana,

Pablo Salcedo Jr.
Pablo Salcedo Jr.

EL PILÓN dialogó con Pablo Salcedo, oriundo de Barranquilla, quien fue la persona encargada de poner en marcha el programa de bicicletas públicas en Valledupar durante la anterior administración municipal.

¿Cómo nace el programa de bicicletas públicas en Valledupar?

Esto comienza por una investigación realizada por USAID y la fundación Ciudad Humana, en la que se determina que en la ciudad se hacen 8 viajes diarios por habitantes, lo que la hace apta para implementar un sistema de bicicletas públicas.

¿En qué gobierno arranca este programa?

El punto inicial se dio en el gobierno de Fredy Socarrás con el diseño de unos bicicarriles en la calle 17 y la carrera 9. Sin embargo, el programa como tal inicia en el periodo del exalcalde, Augusto Ramírez Uhía.

¿Hubo apoyo del orden nacional?

Sí, el Ministerio de Transporte estaba implementando en Villavicencio, Manizales, Popayán, entre otras ciudades, sistemas públicos de bicicleta y en ese proyecto para Valledupar destinaron 60.

¿Cómo funcionaba el programa?

Los biciusuarios se registraban en una página web, imprimían el contrato de usuario, posteriormente se presentaban a la estación, allí los operarios tomaban los datos y con eso se culminaba el registro.

Posterior a esto, a través del software implementado, las personas llegaban a las estaciones con su cédula, se revisaba que todo estuviera bien y sin penalidades, por daños a bicicletas, y se prestaba durante una hora, con opción de extender el tiempo.

Luego de culminado el uso podía dejar la bicicleta en cualquiera de las biciestaciones de la ciudad.

El sistema contaba con 140 bicicletas, de las cuales 80 fueron gestionadas por la administración municipal. A su vez, teníamos un carro balanceador con el que se nivelaba la cantidad de bicicletas en cada una de las estaciones.

De igual manera, el uso de las mismas era totalmente gratuito. A pesar de no contar con recursos para el mantenimiento, siempre tratábamos de conservar las bicicletas en buen estado.

¿Cómo fue la acogida de las personas?

Hay que recalcar que la cultura ciudadana fue muy buena en torno al sistema. Llegamos a tener 3.500 personas que espontáneamente aportaron su documentación para poder utilizarlas. 

Los ciudadanos aprendieron a realizar el check in y el check out, demostrando que las bicicletas se encontraban en las mejores condiciones.

Fue tanta la acogida que el Ministerio de Transporte nos reconoció que fuimos el programa piloto que superó la media nacional de préstamo de bicicletas por persona. 

Tuvimos 17.500 préstamos en la fase de pilotaje y 3.2 por bicicleta, cuando la media era 2.5.

¿Cuánto tiempo estuvo activo?

Fueron tres años, sin embargo no se puede decir que fueron constantes porque hubo muchas intermitencias por el tema de la contratación del personal por parte de la Alcaldía.

Entre esas idas y vueltas el periodo en el que más se sostuvo el sistema fue en 2019, cuando sin parar estuvo seis meses en funcionamiento.

¿Quedaron algunos planes por implementar?

Sin duda, por ejemplo, quedó sobre el papel implementar los bicitures con la Policía Nacional.

Donde se buscaba que los turistas llegaran a la Plaza Alfonso López y desde allí salieran en compañía de la Policía a dar su recorrido por los lugares emblemáticos de la ciudad.

Queremos hacer ‘la escuela de la bici’ para que todas las personas, sin importar edad, puedan aprender.

Igual con el programa ‘la ciudad de la bici’, que consiste en montar a los gerentes para que hagan un recorrido por la ciudad, la perciban desde un punto de vista distinto y entiendan al ciclista.

¿Se busca reactivar el programa?

Nunca hemos parado de tocar las puertas para que el programa vuelva a los ciudadanos. 

Una muestra de esto es el foro ‘Valledupar en bici’ el cual se está organizando con la Agencia Nacional de Seguridad Vial, el Ministerio de Transporte y entidades privadas como Drummond.

Actualmente buscamos recursos y patrocinios para reactivar el sistema de bicicletas públicas en Valledupar.

¿Se ha dialogado con la actual administración?

Hemos tenido reuniones con personas cercanas a la administración presentando rutas sobre cómo arrancar el programa, con la intención de recibir algún apoyo que nos ayude a reactivar este sueño.

Usted ha sido el “padre” de este programa ¿Qué siente al ver las bicicletas guardadas?

He visto imágenes donde algunas están en la Casa de la Cultura y por no estar bien cubiertas, la lluvia les alcanza a caer. La verdad me duele cuando veo esto porque es un programa muy interesante, en el que las personas de cualquier estrato se podían movilizar.

Las bicicletas son de buena calidad, sin embargo como cualquier elemento, después de un tiempo se van deteriorando. Las llantas pierden aire y con el peso se agrietan, las sillas puede que se las coma algún roedor y el metal con cualquier humedad se oxida.