1 febrero, 2014

Bellas Artes, de Escuela a Facultad

Extenso fue el proceso que surgió para que hoy día Bellas Artes sea una facultad de la Universidad Popular del Cesar, UPC, donde los estudiantes de artes plásticas se convierten en profesionales.

La historia data de 1982, cuando el entonces Gobernador Edgardo Pupo Pupo y la primera dama Nelly Castro de Pupo tomaron la iniciativa de fundar, alrededor de un grupo de personas que estaban vinculadas a las artes plásticas de la región, una de las primeras Escuelas de Bellas Artes de Colombia.

Y aunque esa característica ha sido poco destacada por medios de difusión y de entes territoriales, se convirtió en la principal herramienta de motivación para los estudiantes de la región en aquella época: Pepe Maestre, Celso Castro, Álvaro Martínez, Efraín Quintero, Germán Piedrahita, quienes quisieron salir adelante con su proyecto de vida relacionado con las artes plásticas.

Fue entonces cómo, después de varios años, se sumaron más y más artistas empíricos de aquel momento, llevando esto al crecimiento de la academia como proyecto de formación.

Academia que también pudo ser realidad por la creación de la Casa de la Cultura en 1968, gracias a Cecilia Caballero de López, ejecutada por Alfonso Araujo Cotes y construida por el arquitecto barranquillero Álvaro Martínez, luego de la fundación del departamento del Cesar, que permitió el surgimiento de varias actividades en la región en materia de arte.

“Toda la actividad cultural de la ciudad y región empezó a crecer, hicieron obras de teatro, comenzaron a recoger las primeras piezas arqueológicas de las culturas de la región, creando mayor participación de los gobiernos, empresas privadas y comunidad, lo que permitió que se diera el proceso cultural que originó la creación de la Escuela de Bellas Artes” rememoró el actual Decano de la facultad de Bellas Artes de la UPC, Efraín Quintero Molina.

Quintero Molina aseguró que, desde ese momento, el departamento del Cesar cobijó a cientos de personas de otras partes de la nación, tal como lo hace hasta el momento, para que se formaran académicamente en la escuela que tuvo varias sedes, pero que terminó en el lugar en el que hoy funciona la facultad, gracias al auspicio de las administraciones departamentales pasadas.

En 1996, cuando al mando del Cesar se encontraba Mauricio Pimienta, según Efraín Quintero Molina, se acabó la Banda Departamental que llevaba años de representar la región.

Situación que le dio inicio a fricciones y las artes comenzaron a tomar un giro distinto, que fueron combinadas con la Secretaría de Educación del entonces, sin presupuesto. Dificultad a la que se sumó la no aceptación de los estudiantes de la Escuela de Bellas Artes a la Universidad Popular del Cesar por no tener un registro ante el Ministerio de Educación que les permitiera ingresar al claustro educativo, situación que los dejó desilusionados.

Sin embargo, años después y con ganas de seguir luchando por sus sueños, los entonces estudiantes realizaron gestiones ante la UPC para que Bellas Artes se convirtiera en una dependencia de la institución educativa superior; fue cuando, así, en el año 2002 nació la facultad de Bellas Artes.

Hecho que se presentó también gracias a convenios Interinstitucionales establecidos entre la UPC y la Gobernación del Cesar, que crearon el programa de Licenciatura en Arte, Folclor y Cultura, que es coordinado por 41 docentes.

En la actualidad este centro de artes, que alberga alrededor de 400 estudiantes, provenientes de todo el país, ofrece cuatro énfasis, en el área de pintura, música, danza y teatro, sumados a los componentes pedagógicos que otorga la formación de un profesional, apto para ejercer un trabajo idóneo ante la formación exigida por el Ministerio de Educación.

No será más la cenicienta del paseo

Pese a las dificultades por la que ha atravesado en diferentes oportunidades la facultad de Bellas Artes, de la Universidad Popular del Cesar, el programa de Licenciatura en Arte, Folclor y Cultura, cuenta con un apoyo de la Gobernación del Cesar, quien le donó a la Universidad el espacio donde actualmente está ubicada la sede.

“Antes no podíamos invertir en la infraestructura porque estaba en comodato y ahora pasó a manos de la Universidad. Antes, Bellas Artes era la cenicienta; ya no los es, se ha mejorado la sede en un gran porcentaje” dijo el decano, quien agregó que en el lugar se creará un proyecto arquitectónico.

Por Merlin Duarte García/El Pilón