Publicidad
Los Números del posconflicto - 18 septiembre, 2019

Así va el PDET de la Sierra Nevada y la serranía de Perijá

Los avances con relación a estos programas siguen siendo paulatinos y todavía muchas comunidades esperan que empiece la ejecución de algo que ven con algo de escepticismo por la demora de los proyectos.

Elvia Mejía, gerente del PDET Sierra Nevada – Serranía de Perijá.

FOTO: JOAQUÍN RAMÍREZ
Elvia Mejía, gerente del PDET Sierra Nevada – Serranía de Perijá. FOTO: JOAQUÍN RAMÍREZ

Lo que creían algunos participantes de los grupos motores que ayudaron a consolidar el Programa de Desarrollo con Enfoque Territorial (PDET) de la Sierra Nevada – Serranía de Perijá, estrategia estipulada en el Decreto 893 del 23 de mayo de 2017 para poner en marcha la Reforma Rural Integral del Acuerdo de Paz, parece haberse cumplido con relación al inicio de los proyectos, de los cuales ya se cuentan varios que antes venía desarrollando la Agencia de Renovación del Territorio (ART), encargada del proceso y no se contaban, como tal, dentro del PDET.

Ocho meses después de que se firmara en Valledupar, con participación de las entidades, entes territoriales y comunidades, el Plan de Acción para la Transformación Regional (PATR) de esta subregión y que consiste en un documento que contiene las iniciativas que reunieron las comunidades sobre las necesidades que existen en sus territorios para solventar de la mano de este PDET, que abarca a 15 municipios de esa región, la ART hoy da por hecho que varios de estos proyectos han empezado.

Así se confirma lo que en los diferentes municipios priorizados, ocho en Cesar, cuatro en Magdalena y tres en La Guajira, sospechaban: las obras que hasta ahora venía haciendo la ART son en efecto PDET.

Aunque inicialmente se dijo que obras como las de Pequeñas Infraestructura Comunitaria (PIC) y otras intervenciones en los territorios tenían como propósito generar confianza entre la gente sobre este proceso, estrategia del primer punto del Acuerdo de Paz que busca la Reforma Rural Integral, ahora ya se ha confirmado que tras la firma de los pactos de cada región y la consolidación de los PDET, estas obras sí se cuentan dentro del paquete de trabajo de lo que quedó consignado con las comunidades.

“Se le denominaba así para entrar en confianza con las comunidades que históricamente habían sido timadas por parte del Estado o de otras instituciones que siempre prometían cosas que nunca se realizaban, se creó esa estrategia como una forma de ganar confianza. Generar esa confianza entre nosotros como actores estatales y las comunidades”, explicó Sander Sepúlveda Sánchez, asesor de la Dirección de Ejecución y Evaluación de la ART.

De acuerdo con el funcionario, como ya existe el documento técnico y estratégico que le da alcance a este programa, ahora sí son obras PDET. “Efectivamente las obras que se están haciendo corresponden ya al resultado de la planificación de los Programas de Desarrollo con Enfoque Territorial”, apuntó Sepúlveda.

Sin embargo, para participantes de los grupos motores como Sandra Noriega, esto los toma por sorpresa. “No puede ser así porque los recursos PDET son muy distintos a los recursos de las Pequeñas Infraestructuras Comunitarias, que son PIC, y nosotros hemos tratado ese punto, no nos podemos dejar meter ese gol”, sostuvo Noriega.

Al tiempo hizo referencia a que para la segunda semana de septiembre está estipulada una reunión a la que fueron convocados por parte de la ART para entender de cerca en qué van los PDET. “Lo que sí es que en el Cesar y en el Magdalena parece que sí hay ejecución de recursos PDET, hay comentarios, pero necesitamos que ellos mismos sean los que nos expliquen”, agregó esta lideresa.

Una de las últimas obras entregadas por ART en Minguillo, jurisdicción del municipio de La Paz.

¿Cómo va el Cesar?

A partir de esto entonces hay que revisar cuánto se ha avanzado ya en estos ochos meses, teniendo en cuenta que algunos de los proyectos ya se venían realizando y que, en el caso del departamento de Cesar, en su mayoría  estaban destinados a los municipios de La Paz y Manaure, los cuales han recibido diferentes inversiones a través de las PIC.

Sin embargo, el alcance de estos proyectos ya ha ido creciendo y paulatinamente se están incluyendo otro tipo de iniciativas en los diferentes municipios que están priorizados en el departamento.

De esta manera, según la información suministrada por parte de la ART, ya se han entregado 15 Obras PDET en Manaure y La Paz por valor de $2.265.346.726; están en curso cinco proyectos productivos que benefician a 263 familias en el municipio de La Paz, con una inversión de $2.492.672.302, de los cuales la ART aporta $2.091.359.542.

Estos recursos, enfocados en proyectos productivos, vías, mejoramientos de escuelas, acueducto, fueron priorizadas por los grupos motores de los núcleos veredales, encargados de reunir las necesidades de sus comunidades, y han tenido como criterio general que se trate de una inversión en mejoramiento de servicios y bienes públicos que revista baja complejidad técnica en su estructuración y ejecución.

Hay seis obras PDET, del mismo tipo y con el mismo criterio, en ejecución por valor de $1.198.028.039 y otras siete se encuentran en revisión de interventoría por $1.930.228.473. Por último, hay 82 proyectos identificados de infraestructura comunitaria para implementar, por igual criterio, en los municipios de Pueblo Bello, Agustín Codazzi, La Jagua Ibirico, Valledupar, Becerril y San Diego.

Muchos de estos proyectos identificados, con base en las iniciativas que dejaron plasmadas las comunidades en todo el proceso, están ahora en la fase de estructuración, para la que se ha contratado la Universidad Nacional de Colombia, que está trabajando en el componente de proyectos productivos.

“Estamos haciendo la estructuración de proyectos más grandes. Las pequeñas obras van a seguir así y ahora vamos también a estructurar unos proyectos que, para el caso del Cesar, hablamos de unos diez proyectos que vamos a estructurar pero ya son más grandes; hablamos de unos proyectos de más o menos 1.200 millones de pesos que estructuraríamos nosotros como Agencia a través de unos consultores para ser presentados a fuentes de financiación más grandes como el OCAD Paz (Órgano Colegiado de Administración y Decisión Paz)”, reconoció Miguel Mera, encargado de la coordinación de estructuración de proyectos de la ART.

Las fuentes de financiación

Para apoyar la ejecución de los PDET el gobierno nacional hizo un crédito ante el Banco Interamericano de Desarrollo por el monto de 100 millones de dólares. En esta fase los programas de los 170 municipios que fueron seleccionados para recibir la inversión disponen de 27 millones de dólares, por medio de la convocatoria de Colombia Sostenible, dentro de la que pueden participar entidades tanto privadas como públicas y asociativas.

Estas pueden optar a proyectos del componente de restauración y mejoramiento de las variables de un territorio y el otro que es el componente productivo para mejorar la variabilidad climática. “Ahí están 81 mil millones de pesos para los 170 municipios, la convocatoria está abierta, pueden participar en este caso los ocho municipios (de la Sierra Nevada y de la Serranía de Perijá) y todas esas obras deben desarrollarse en el área rural”, indicó Sepúlveda, de la Dirección de Ejecución y Evaluación de la ART.

El OCAD Paz, del Sistema General de Regalías, es otra fuente que se ha destinado para los municipios PDET. “Es una fuente que estamos animando mucho con los alcaldes para que puedan participar”, sostuvo Sepúlveda, quien hizo referencia que para este mes de agosto ya hay un listado de proyectos que tienen muchas opciones de participar siempre que los alcaldes lo decidan para un OCAD que se realizará entre noviembre y diciembre. Según dijo Sepúlveda, en el país hay 112 proyectos presentados y para la regional hay siete que esperan puedan ayudar a movilizar obras que hacen parte de las iniciativas PDET.

También para captar recursos que permitan ejecutar las acciones del PDET está el Sistema de Regalías ordinario donde se pueden postular algunos proyectos por parte de los municipios. “La tarea mía es animar a esos municipios que tienen proyectos inscritos y que les hace falta subsanar algunas observaciones para que sea más fácil y puedan entrar cuanto antes por esos recursos de regalías”, expresó el asesor de la ART, quien enfatizó en que esta es una fuente abierta.

Igualmente, a partir de la Resolución 0277 de 2019 del Sistema General de Regalías, existe la posibilidad de que los municipios vayan directamente, sin pasar por el OCAD, a decidir cuáles son los recursos de regalías que quieren invertir en el municipio. En el caso de Cesar esto cobija a los municipios de La Paz, Valledupar y Pueblo Bello; y en Magdalena figura Santa Marta, para lo cual hay un recurso de 25.509 millones de pesos.

¿Cómo se encuentran hoy a estas comunidades?

Una gran expectativa ha cobijado a las poblaciones vinculadas en estos programas desde el principio a la espera de que se lleven a cabo proyectos. Sobre cómo se ven hoy estas comunidades con relación a esta estrategia, la gerente del PDET Sierra Nevada – Serranía de Perijá, Elvia Mejía, destacó el interés que tiene la gente.

“El empoderamiento con que se quedaron los integrantes de los grupos motores ha hecho que ellos sean los que nos estén llamando permanentemente”, manifestó Mejía, quien resaltó que a pesar de la demora que hubo para la conformación del equipo de esta subregión, por el cambio de gobierno, todavía hay mucho optimismo al respecto.

Entre tanto, sobre si la inclusión de las obras PIC y otras intervenciones hasta ahora hechas y que se toman ya como parte del inicio PDET no generará confusión entre las mismas poblaciones, los funcionarios coincidieron en que no debe ser un factor que genere dificultad con estas personas.

En este momento existen 82 proyectos identificados para Pueblo bello, Agustín Codazzi, la Jagua Ibirico, Valledupar, Becerril y San Diego. Entre tanto, las adecuaciones con el Plan 50/51, estrategia de la ART para el mejoramiento de vías terciarias, también se han incluido como parte de los PDET.

Por Daniela Rincones Julio / EL PILÓN
daniela.rincones@elpilon.com.co