11 septiembre, 2019

Apoyo a la Policía para combatir a la delincuencia

Los últimos hechos delincuenciales y sicariales en Valledupar, han causado temor en la ciudadanía que mira impávida la ola violenta de unos terroristas que ya nos les importa que sus víctimas estén solas o acompañadas para atracarlas o asesinarlas. Ni en sus casas están exentos los ciudadanos de bien.  Se entiende que el problema no […]

Los últimos hechos delincuenciales y sicariales en Valledupar, han causado temor en la ciudadanía que mira impávida la ola violenta de unos terroristas que ya nos les importa que sus víctimas estén solas o acompañadas para atracarlas o asesinarlas. Ni en sus casas están exentos los ciudadanos de bien. 

Se entiende que el problema no es solo en la ciudad, también Bogotá, Medellín, Barranquilla y Santa Marta están padeciendo de una ola delincuencial que nos aterra.

Sin embargo, se le da el carácter regional (local) para magnificar este problema de cada día. Es decir, hay que resolver este problema entre todos, dicen los vallenatos. 

Inclusive, mis consejeros periodísticos Tíochiro y Tíonan se refieren a que este problema de inseguridad se podría solucionar si la ciudadanía se une a la Policía en una alianza mutua que permita crear “aliados” en cada esquina contra los delincuentes terroristas.

Se trata de no dejar “sola” a la Policía. Lo que se plantean es que la ciudadanía se convierta en vigilante de sus propios bienes e informe a la Policía para que haga lo que le corresponde.

Se busca crear un binomio que trabaje junto, en procura del bien común, que sea capaz de denunciar y señalar al delincuente antes de que cometa el delito.

Se advierte que esa unión prospera siempre y cuando la Policía también esté presta   a “trabajar” con las comunidades. Aquí no se trata de quién es el mejor, aquí se trata es detener a los delincuentes terroristas, antes de que ellos cometan los delitos.  

La Policía, entonces, también deberá poner de su parte y aliarse de manera transparente y eficaz a las comunidades. Una Policía que respete al ciudadano de bien y proteja sus bienes, como lo manda la Constitución. Una Policía común y corriente que se congracia con la gente de bien.

Desde aquí invitamos al comandante de la Policía, Coronel Lacides Miguel Ramos Blanco, para que siga aplicando su saludo de posesión: “Reitero mi compromiso de trabajar en la construcción de la seguridad del Departamento, con una gestión más cercana al ciudadano, donde sientan el acompañamiento de su Policía Nacional y aprovecho para expresar que mi comando es de puertas abiertas y estaré dispuesto a escuchar las sugerencias encaminadas a mejorar nuestro servicio”.

Incluso, Tíochiro y Tíonan reconocen que este Oficial costeño, de Sucre, Magister en Seguridad Pública, con una trayectoria policial de 26 años, viene desarrollando un buen trabajo que podríamos resaltar con las últimas 20 capturas de delincuentes y criminales, además del desarme de varios antisociales, entre ellos muchos ciudadanos venezolanos.

Tíochiro entiende que ‘una golondrina no hace verano’, pero si influye para que se junten autoridades y ciudadanía para darle solución al problema delincuencial. 

Incluso, se aspira que, entidades como la Cámara de Comercio de Valledupar salga de esa apatía en que están sumidos sus directivos, que acompañe a la Policía y a la ciudadanía en la búsqueda de sus intereses.

Que cumpla con su Visión que en uno de sus apartes dice que es una entidad de derecho privado, sin ánimo de lucro, corporativa y gremial, conformada por los comerciantes matriculados en el Registro Mercantil, que trabaja con calidad y transparencia como motor de desarrollo regional, dentro del núcleo del Diamante Caribe y Santanderes, en la prestación de servicios de registros públicos, en la gestión del progreso económico y cultural de la región y del fortalecimiento de su tejido social”. Hasta la próxima semana. tiochiro@hotmail.com.