9 julio, 2019

Aloe vera, un negocio que da para vivir

La sábila, conocida como aloe, se convirtió en la fuente de empleo de una familia vallenata que elabora diferentes bebidas a base de esta.

La sábila, esa planta milenaria que ahora es conocida como aloe, ha resultado ser un gran emprendimiento para la familia de María Cristina Molina, quien hace cinco años montó el negocio Aloe Vera en el mercado público de Valledupar y desde entonces vive de esto.

De esta planta, que se caracteriza por tener una hoja espinosa, elabora varias bebidas con propiedades curativas y para bajar de peso.

María Cristina asegura que la aloe la prepara con semillas de chía, linaza, entre otros que sirven para el colón o para enfrentar diversas enfermedades.

“Esta idea se nos ocurrió debido a que aquí en Valledupar nada más había un solo local de estos, estábamos preocupados por la gente, empezamos a estudiar botánica y eso nos llevó a este emprendimiento”, dijo Molina.

El 80 % de sus clientes adquiere la bebida para tratar el color y adelgazar y al mes vende entre uno y dos millones de pesos, por lo que vive agradecida con este negocio que partió de una planta medicinal.

Aunque en Valledupar y el Cesar es mucha la sábila que se encuentra plantada en patios y fincas, asegura que esta no es la que utiliza en su negocio, porque tiene mayores concentraciones de yodo, por lo que la materia prima la trae desde Medellín, en donde hay plantaciones de la misma.

Asegura que esta planta tiene innumerables beneficios, entre ellos el de desinflamar el estómago, pero el secreto está en la preparación, toda vez que se puede hacer con otras plantas como la manzanilla, que permiten lograr el objetivo deseado.

Aloe Vera es uno de los emprendimientos que participó en la feria organizada por la Cámara de Comercio, que sirvió de ventana para estos emprendedores.