5 diciembre, 2018

A pesar de la brecha, el municipio celebró por sus pilos

Estudiantes destacados recibieron menciones de honor por parte de la Alcaldía Municipal por sus buenos resultados. Sin embargo, persisten retos como mejorar a nivel nacional.

Organizados en los primeros puestos del salón de eventos Yui del Hotel Sicarare, estudiantes de colegios públicos y privados de Valledupar y sus corregimientos fueron reconocidos en la mañana de ayer por parte de la Alcaldía Municipal por haber alcanzado los mejores resultados en las pruebas Saber 11.

En las sillas de atrás los padres y profesores orgullosos de ver el fruto de años de trabajo. Lo decía el secretario de Educación Municipal, Luis Carlos Matute: “El mayor orgullo para los padres es sentarse y ver a sus hijos recibir ese reconocimiento”.

Lea aquí también: Entregan menciones de honor a estudiantes destacados en las Pruebas Saber 11

En el salón Yui del Hotel Sicarare estaban los mejores estudiantes del Cesar. Eran cerca de 67 bachilleres que el próximo año entrarán seguramente a las mejores universidades de la región y el país. De acuerdo con los resultados de los presentes, el promedio en las pruebas Saber 11 superaba los 370 puntos. Sin embargo, a nivel municipal el panorama es diferente. En la casilla 276 de 1.113 municipios evaluados, Valledupar no dio pasos grandes en el ranking nacional. El promedio de los 94 colegios que participaron fue 50,622 puntos, 8 menos que el promedio nacional y 14 menos que el mejor municipio del país, California, Santander, datos registrados en el informe que anualmente entrega la firma asesora ‘Miltón Ochoa’.

En el transcurso de la ceremonia y la entrega de condecoraciones, el alcalde de Valledupar, Augusto Ramírez Uhía, expuso los resultados locales. La conclusión: una brecha entre los resultados. Un grupo de estudiantes destacados y que se mantienen por encima del promedio nacional frente a otro grupo con promedios que impiden al municipio escalar a puestos más altos. “Es un problema cultural: unos entienden que las pruebas son un proyecto de vida, que ganarlas es abrir mil puertas; otros no tienen compromiso. Por eso el trabajo del próximo año es comprometer a todos los estudiantes con su proyecto de vida”, relató el mandatario municipal.

A PESAR DE LA REDUCCIÓN, LA BRECHA ENTRE PÚBLICOS Y PRIVADOS PERSISTE

Aunque la diferencia histórica en la calidad educativa entre los planteles educativos privados y públicos persiste, este año se redujo en algunos puntos. “Llevábamos varios años en los que los premios se iban solo para los estudiantes de colegios privados. Este año tenemos el honor que los estudiantes públicos también estén en los primeros lugares”, reconoció el alcalde.

El ejemplo empieza por las dos mejores instituciones. Mientras que el puntaje de la mejor institución no oficial fue de 343 (Colegio Sagrada Familia), la jornada de la mañana del Colegio Nacional Loperena alcanzó un puntaje promedio de 316, 27 puntos menos. La diferencia se amplía si se compara el resto de las primeras 10 instituciones de cada sector. Solo el Colegio Nacional Loperena supera los 300 puntos. En cambio, 8 de los 10 primeros colegios privados supera la barrera.

Helen Yunit se convirtió este año en el orgullo de los colegios públicos de Valledupar. Con 385 puntos ocupó el primer lugar de instituciones oficiales a nivel local. Conoce las necesidades de los colegios públicos porque es hija de la Institución Educativa Casd Simón Bolívar, que se destacó como la segunda mejor en el municipio a pesar de su relativa juventud.

“¿Qué debemos cambiar? El ambiente en el que estudiamos, mejor dicho la infraestructura. Recuerdo que en casos nos tocó ver videos en internet porque los laboratorios no estaban bien adecuados. Esa es una desventaja frente a los colegios privados que se ve reflejada en los resultados”, contó Helen.

En sus palabras, su logró es gracias a la forma cómo percibe la educación: “Es el único camino que tenemos para salir adelante, claramente, con esfuerzo y sacrificio”.

CONTRASTE EN LOS RESULTADOS DE LOS COLEGIOS OFICIALES

El Colegio Nacional Loperena es ícono de calidad pública en Valledupar y el departamento. Gonzalo Quiroz es el rector del Loperena y quien ha liderado el proceso de calidad educativa. “ Es un orgullo decir que el Loperena es la mejor institución pública de Colombia, pero de más orgullo saber que somos el cuarto mejor en la región”, aseguró el rector, presente en la ceremonia y destacado por su trabajo.

Por otro lado, la Institución Casd Simón Bolívar se ubicó este año en el segundo lugar, por encima de otros colegios tradicionales. Aunque se le veía complacido, su rector Heber Ruiz tiene como objetivo lograr que el suyo sea el mejor colegio de la ciudad.

No obstante, la situación de otros colegios públicos es contraria al de estas dos instituciones. Colegios como el Manuel Germán Cuello con promedio de 222 puntos, o el colegio Alfonso Araujo Cotes con 221. Ambos más de 30 puntos debajo del promedio nacional. Manuel Villalba, presidente de Aducesar, le atribuye este resultado a varias razones. “Es bueno empezar por la tipología del estudiante. Mientras que en los mejores del municipio se presentan exámenes para poder ingresar, en algunos colegios los jóvenes van al colegio a buscar un refugio o un plato de comida”, enunció Villalba.

Un análisis a los resultados de las pruebas demuestran que los colegios de estratos más bajos presentan menores puntajes que los colegios públicos de estrato 2 y 3. “Por ejemplo, el Loperena tiene un proceso que vale la pena destacar con los padres de familia. No se atienen solo a los ensayos que entrega el Gobierno, sino que los padres aportan para estar en los primeros lugares. Pero, ¿cómo se le exige a un padre de familia que no le sobra más allá de la comida?”, complementó el líder gremial.

EL REZAGO ES MAYOR EN EL SECTOR RURAL

Un escalón abajo y en una situación preocupante permanecen las instituciones públicas del sector rural. Problemas de infraestructura, preparación de docentes, vías, entre otros, tienen el promedio del sector rural de Valledupar con 225 puntos, 27 debajo del promedio de colegios públicos de la zona urbana. “Es un problema de sentirse cómodo, de no querer moverse de la zona de confort.

Es cierto que hay problemas que deben ser solucionados, pero el mayor aporte se hace en casa”, arguyó Gustavo Guerra, asistente al evento. Mirando algunos resultados, el colegio de educación media de Aguas Blancas está entre los últimos de Valledupar con un promedio de 212 puntos.