Vigilante arrollado en la vía a La Paz no sobrevivió

Geiner Andrés Arias Gámez, un joven vigilante de 23 años, vinculado con la empresa Interglobal, terminó su turno en el Hospital Rosario Pumarejo de López de Valledupar, y encontró la muerte cuando regresaba a su residencia en el municipio de Manaure, Cesar.

El caso ocurrió el pasado domingo, según indicaron sus compañeros de trabajo, cuando salió de Valledupar en su motocicleta, a las 6:45 de la noche, y 45 minutos después se produjo el fatal accidente con un automóvil en la vía al municipio de La Paz, a unos 100 metros de la entrada de la Universidad Nacional. Allí, fue arrollado por el conductor de un automóvil Chevrolet Optra, que al parecer le invadió el carril, desconociéndose si se trató de una falla mecánica al perder la dirección del timón, o una imprudencia.

“No tenemos información oficial de lo ocurrido, pero de lo que sí estamos plenamente seguros, es que se dirigía en su carril derecho, llevaba su casco protector y chaleco puesto. Estamos a la espera de los resultados del croquis que elaboró la Policía de Carreteras, para saber lo que verdaderamente sucedió. Mi hijo fue arrastrado por el vehículo y luego salió ‘disparado’ cayendo boca abajo bastante distante de su motocicleta marca Suzuky línea Best, 125 de color gris, de placas HNJ-91E, la cual quedó virtualmente destruida”, aseguró Jeiner Arias Quintero.

En el automóvil, que quedó con las llantas hacia arriba, tras dar varias volteretas, viajaban cuatro personas, entre ellas un menor de edad, quien se encuentra en delicado estado de salud en una de las clínicas de Valledupar. Los nombres de los lesionados, ocupantes del automóvil no fueron revelados por las autoridades de tránsito.

El vigilante muerto residía con su abuela paterna en el barrio La Guajira del municipio de Manaure, Cesar, desde donde viajaba a diario a su lugar de trabajo. Era soltero sin hijos.

Por Abdel Martínez Pérez /EL PILÓN