Víctimas de la violencia en Astrea recibieron pie de cría ovino-caprina

Un pie de cría  del programa ovino- caprino de la administración departamental les fue entregado a familias del municipio de Astrea, víctimas de la violencia. Suministrada/EL PILÓN

Un total de 80 familias del municipio de Astrea, víctimas de la violencia, recibieron un pie de cría  del programa ovino- caprino de la administración departamental. A los beneficiarios
les dieron el 50 por ciento de 440 hembras y 20 machos reproductores para que inicien un proceso productivo y de emprendimiento a través de esta actividad.

En la apertura de este convenio, el gobernador del Cesar, Francisco Ovalle Angarita, explicó que serían 240 familias que por haber sufrido los embates de la violencia fueran los directamente beneficiadas con la finalidad de buscar la estabilización socio económica de esta población afectada.

Para este programa la Unidad de Victimas aportó $969 millones, sumados a los $400 millones que dispuso la administración departamental y los $5 millones de cada municipio.

El asesor de Paz del Cesar, Jesualdo Hernández Mieles, manifestó que está  satisfecho por el cumplimiento que se ha logrado con este proyecto en el marco del convenio de reproducción  ovino – caprino, con los que resultaron beneficiados también los municipios de Curumaní y Pailitas donde se entregarán los animales  la próxima semana.

Aseguró que los  beneficiados también han recibido insumos para la elaboración de las cercas, bebederos, semillas para la alimentación de los animales y a través de Corpoica se capacitará a las víctimas con talleres técnicos en producción ovina, manejo de tierras para forraje y manejo sanitario.

Por su parte, el alcalde de Astrea, Sandy Sepúlveda, dijo sentirse agradecido  con el gobernador por brindarles a 80 familias la oportunidad de resarcir en algo la  afectación que han tenido, lo que se verá reflejado en un desarrollo económico para sus familias. “Es la mejor manera de resarcir el daño causado por la violencia, y es preciso saber que vendrán más proyectos importantes para las familias víctimas del conflicto”, acotó.

José Lorenzo Polo, un beneficiario del proyecto productivo ovino-caprino, aseguró que en la zona apartada donde vive, difícilmente llega este tipo de ayudas.

Por otro lado, Edilberto Barragán, otro de los beneficiarios, declaró que  en sus muchos años  de vida jamás había recibido una dote  tan apropiada para su bienestar y el de su familia.

Este proyecto está enmarcado dentro de la implementación de la política pública establecida por la Unidad para la Atención y Reparación Integral a las Víctimas que busca el apoyo de las entidades territoriales para la cofinanciación que permita la atención y reparación de las víctimas del conflicto forzado a nivel nacional.

Annelise Barriga Ramírez/EL PILÓN