Vallenato muere en atraco en Santa Marta

El joven Javier Narváez Ardila, que residía en la Ciudadela los 450 años de Valledupar, falleció al recibir un disparo del delincuente que lo asaltó en el barrio Ciudadela 29 de Julio en Santa Marta.

En esta casa localizada al noroccidente de Valledupar residía la víctima con los familiares.

Delincuentes no identificados aún por las autoridades acabaron con la vida del joven valduparense Javier Narváez Ardila, de 24 años de edad, quien recibió disparos con arma de fuego en medio de un asalto en el barrio Ciudadela 29 de Julio de la ciudad de Santa Marta. Los individuos que se desplazaban en una motocicleta abordaron a Narváez y a su novia en el popular sector la noche del domingo, cuando éstos se disponían a ir a la residencia del hermano de la víctima fatal. Josue Narváez Ardila, hermano del joven, manifestó que al parecer el hermano colocó resistencia ante el asalto de sus pertenencias, propiciando el ataque del sujeto que lo agredió con impactos de bala.

“Lo que conocemos es que él salió a comer con la novia y la familia de mi hermano que vive allá en Santa Marta, pero como el restaurante quedaba cerca, ellos como que se adelantaron en venirse para la casa a pie, cuando iba llegando no sé si la zona estaba sola pero se dio la oportunidad que alguien se acercará para atracarlo y al poner resistencia, recibió el disparo por parte de esa persona”, expresó Josue Narváez, uno de los hermanos mayores de la víctima que recibió la mala noticia desde la capital del Cesar.

Agregó que al dialogar con el hermano que fue a visitar Narváez este fin de semana con puente festivo, éste le comunicó que alcanzó a verlo consiente y que en el intento de trasladarlo a la Clínica Mar Caribe falleció por el disparó que recibió a la altura del tórax.
El joven que trabajaba en la empresa Postobón S.A., con sede en la ciudad de los Santos Reyes, viajó el pasado sábado desde Valledupar con su novia hacía Santa Marta para disfrutar el puente festivo visitando al hermano y recorriendo los sitios turísticos de esa ciudad.

“Nosotros acostumbramos a viajar mucho para allá, mi hermano estaba de paseo, pero lamentablemente ocurrió esto. En el momento las autoridades dicen que están revisando las cámaras de seguridad en el sector que por ahora no tienen información”, finalizó Narváez en dialogo con EL PILÓN, desde el lugar de residencia donde vivía la víctima con sus padres y hermanos, ubicada en la manzana 29 con casa 21 de la Ciudadela los 450 años primera etapa.

OFRECEN RECOMPENSA
Ante el incidente que conmocionó a los samarios, las autoridades en coordinación con la Alcaldía Municipal dieron a conocer que mientras adelantan las labores de inteligencia correspondiente ofrecen cinco millones de recompensa a las personas que faciliten información sobre los responsables que perpetraron el acto violento.