Una mujer llamada Lidia

Valerio_Mejia_Araujo
Por: Valerio Mejía Araújo


“Si habéis juzgado que yo sea fiel al Señor, hospedaos en mi casa”. Hechos 16,15.

En ocasión del mes de la mujer y la celebración del día de las Madres; mi esposa Maríamercedes compartió una bonita enseñanza acerca del personaje de Lidia, una comerciante que dio a Dios el primer lugar. En honor de las mujeres y especialmente las madres de la Provincia, retomo algunos apartes.

Es día sábado, en la ciudad de Filipos una mujer camina apresuradamente en dirección al río, donde se celebra una reunión de oración. Su nombre es Lidia. Ella es una persona importante, dirige su propio negocio, importa púrpura, una tela muy costosa que la llevan solamente las personas ricas y de la realeza. Ella es una comerciante exitosa, respetada, vive cómodamente con su familia, es una mujer inteligente, de mente clara, que hace su trabajo con entusiasmo y propósito.

Su trabajo le da muchos contactos con gente importante, su condición de independiente en medio de una cultura de hombres, la hace excepcionalmente interesante. Pero, ella comprende que el éxito personal y comercial no es suficiente, por eso se encuentra de camino al culto de oración.

Aquel día, hay algunos visitantes inesperados, Pablo y Silas, quienes les predican la palabra de Dios, anunciando cómo el Dios de Abraham, había enviado a su hijo Jesucristo para redimir a la gente, trayendo salvación, vida eterna y una nueva perspectiva para la vida humana.

El corazón de Lidia está abierto a las cosas de Dios, escucha con atención porque ansía una más profunda experiencia de fe. Al dar atención a su palabra, Dios puede empezar una nueva obra en ella. La semilla de la palabra ha caído en buena tierra, con el resultado de un nuevo nacimiento. Por fin, había encontrado el punto de unión que faltaba en su experiencia de búsqueda. ¡El lazo de una fe personal en Jesucristo! Testificando públicamente de su fe, es bautizada y empieza a compartir abiertamente de su fe en Cristo.

Esta nueva convertida, atrae a otros a la fe, comenzando por su propia casa. Estos escuchan la palabra y también creen, confirmando su fe por medio del bautismo. Así nace la primera iglesia en Filipos y de esa manera se cumple la dirección de Dios para predicar el Evangelio en la región de Macedonia, llegando a Europa. ¡Un nuevo continente se abre al Evangelio, por medio de Lidia!

Ser cristiano es un asunto muy práctico para Lidia, no se hace ministro ni entra a una comunidad religiosa; permanece en su ocupación de comerciante. Sin embargo, glorifica a su Salvador, consagrándole su vida, sus negocios, sus posesiones y manteniendo en su quehacer diario la perspectiva del servicio a Cristo. Lo primero que consagra es su propia casa. No se avergüenza del Evangelio, ni siquiera cuando pablo y Silas, azotados y heridos, vuelven de la prisión, donde habían sido puestos.

Podemos decir, que esta preciosa mujer que pudo imprimir el mensaje de los apóstoles a su familia, tuvo un éxito igual al compartirlo con sus clientes en toda la región. Lidia seguirá vendiendo púrpura para la honra de Dios, pues Dios está en el primer lugar de su lista de prioridades.

Las Buenas Nuevas son esparcidas rápidamente desde esta ciudad comercial y desde la casa de Lidia, saldrán no solamente fardos de púrpura, sino también paquetes del Evangelio Eterno.

Algunos años más tarde, Pablo escribe desde una prisión, mencionando a las mujeres que trabajaron ardientemente con él en la expansión del Evangelio; probablemente, estaría pensando también en Lidia y las mujeres que conoció en su casa.

A Lidia se le confió mucho en todos los sentidos. Pero, se convierte para nosotros, en un símbolo de lo que Dios puede hacer con una persona que se atreve a ponerle a él en el primer lugar de su vida.

Amados lectores, aprendamos de Lidia, la lección de la búsqueda del Señor y la hospitalidad. Considerémonos mayordomos de las posesiones materiales que Dios nos ha confiado y abramos nuestras casas y nuestro corazón a su palabra bendita que cambia y transforma vidas.

Abrazos y muchas bendiciones en Cristo. ¡Feliz mes!

Por Valerio Mejía Araujo

 

Judicial

Hay conmoción en Valledupar por el asesinato del arquitecto Jaime Soto Guerra, de 54 años, reconocido empresario de la construcción en la ciudad

Un cazador murió al caerle una gigantesca roca que se desprendió cuando trataba de sacar un ñeque (agutí centroamericano, animal de monte muy apetecido por su carne) de una cueva, en predios de la finca La Esperanza, ubicada en la vereda La Caldera, corregimiento de Ayacucho, jurisdicción del municipio de la Gloria, sur del Cesar.

Una pista de aterrizaje clandestina utilizada por narcotraficantes para enviar cargamentos de cocaína a la Costa y luego transportarlos en lanchas rápidas por el mar Caribe, fue descubierta por funcionarios de Dijín de la Policía y la DEA (Administración para el Control de Drogas).

Ver más
General

La tecnología hoy es aplicada para ayudar a preservar el río Guatapurí, a través de una aplicación móvil y plataforma web denominada Reforest, herramienta que se puede utilizar para la optimización y el seguimiento de la reforestación dentro de esta cuenca.

El organismo de control realizó una inspección al lugar la cual arrojó “un balance de mucha preocupación”, según advirtió Omar Contreras Socarrás.

Ante las fuertes críticas que surgieron por la discusión que ocurrió en una sastrería de Valledupar, en la que un extrabajador del fallecido cantante junto a su esposa, sostienen una pelea con Dayana Jaimes

Ver más
Deportes

Aquel escenario que un día fue guarida de drogadictos y delincuentes pasó a ser espacios de recreación y deporte. La cancha ‘Guzmán Quintero Torres’ del barrio Los Fundadores se convirtió en una alternativa en el rescate de algunos jóvenes consumidores de alucinógenos

Ayer cerró con broche de oro al ser la más veloz en la prueba de los 100 metros. El lunes se había colgado la medalla de plata en los 500 metros.

La patinadora vallenata fue la más rápida gracias a los 26 segundos con 25 centésimas que empleó en los 300 metros contrarreloj individual.

Ver más