En tres minutos le roban nueve acordeones a ‘El Mono’ Cotes

Los delincuentes aprovecharon que la casa estaba sola para sacar del inmueble los elementos hurtado

Lo que parecía felicidad y armonía en una reunión familiar terminó en tristeza y desaliento para el acordeonero Enrique ‘El Mono’ Cotes, luego que delincuentes le hurtaran nueve acordeones y objetos de valor en su residencia en el barrio San Carlos de Valledupar.

La acción delincuencial se registró a las 3:05 de tarde del domingo anterior, cuando el inmueble del artista se encontraba solo porque sus integrantes estaban en una integración familiar en el municipio de Manaure (Cesar). Los delincuentes solo necesitaron dos minutos y 57 segundos para cometer el robo, según quedó registrado en cámaras de seguridad.

“Yo acababa de llegar de Montería en donde nos habíamos presentado el sábado anterior al lado de Iván David Villazón. Llegué a la casa me cambié y me dirigí a Manaure para encontrarme con el resto de la familia, a los pocos minutos me llamaron para decirme que habían robado en mi residencia, de inmediato regresé a Valledupar y me di cuenta que la puerta principal estaba forzada y violentada. La Policía no entró porque me estaban esperando, pero cuando lo hice vi que no estaban los nueve acordeones, maletines, gafas, perfumes y relojes”.

Parte del robo quedó registrado en una cámara de seguridad, a través de la cual se observa cómo los apartamenteros montan los elementos hurtados en un vehículo blanco de alta gama, marca Nissan.
“Los acordeones son mis herramientas de trabajo, es con lo que me gano para comer y toco muchos corazones a través de mis canciones, tienen mucho valor sentimental. Ya instauré la denuncia en la Fiscalía, hay pistas sobre los responsables de los hechos”, puntualizó Enrique ‘El Mono’ Cotes.

Ante esta situación, el comandante de la Policía Cesar, coronel Mauricio Pedraza, dijo que “se nos presentó una situación en la residencia de ‘El Mono’ Cotes, en donde una persona ingresó al inmueble y no dura tres minutos, sacó los elementos hurtados y un vehículo de alta gana lo esperaba. Estamos averiguando de quien es el vehículo a través de las placas a través de nuestro sistema de identificación, si esto se nos dificulte enviaremos el material a Bogotá, creemos que pudo tratarse de alguien conocido de la familia”.