Sequía del humedal de María Camila preocupa a la comunidad

Este es el estado actual del humedal de María Camila Sur.

El humedal que se encuentra ubicado cerca al parque del barrio María Camila Sur está seco, el cuerpo de agua que ha sido representativo de este sector lleva aproximadamente un mes en esta condición, por lo que varios de sus habitantes han mostrado preocupación y piden acompañamiento de las autoridades ambientales.

Hace alrededor de un año se adelantan obras de adecuación de las vías por parte del Sistema Integrado de Transporte de Valledupar, SIVA, que junto a la Fundación Universitaria del Área Andina dio a conocer el estudio que permitirá hacer un diagnóstico ambiental y una valoración técnica de este importante ecosistema de la ciudad que permita determinar su estado actual.

“Encontramos el humedal completamente seco debido a la intermitencia del equilibrio hidrológico, el estudio comprende tres aspectos: el área de la cuenca y espejo de agua, el bosque y su fauna, y cuánto es el caudal de agua que le llega al humedal, con el adelanto de una evaluación de las obras realizadas por el SIVA como son canales, alcantarillado pluvial, drenajes y sumideros”, explicó el ingeniero Antonio Rudas Muñoz, director del proyecto.

Sin embargo, el estado actual de este humedal ha representado un enfrentamiento entre los vecinos del sector, puesto que para algunos las obras adelantadas por el SIVA son las responsables y para otros son necesarias para la mitigación a los efectos que provocan las lluvias en temporada invernal, que prácticamente inunda sus viviendas.

“El agua se está filtrando, no se ha hecho nada y los animales se están muriendo, yo pido que los bomberos o miembros del batallón vengan y lo rieguen con agua. Hay videos y pruebas, visitas de Corpocesar, el filtro que instalaron que ilustran la situación que atraviesa el humedal”, manifestó Alfonso Apreza, vicepresidente de la Junta de Acción Comunal.

Sin embargo, otros vecinos del sector como Ramona Peñaranda, quien reside hace 17 años en este lugar, aseguró que las obras adelantadas en el sector han evitado las inundaciones en época de lluvias.

“Estuvimos de acuerdo y llevamos firmas a la Defensoría del Pueblo, la Procuraduría y Corpocesar, apoyando la decisión, porque estamos de acuerdo con la solución para dejar de inundarnos. La mayoría tenemos 17 años de estar padeciendo las inundaciones y durante ese tiempo también hemos visto secar el humedal independientemente del desarrollo de obras, hay imágenes de años anteriores con el humedal seco”, precisó.

Según el líder del área ambiental del SIVA, Álvaro Lima, el estudio que se implementa como parte del compromiso y responsabilidad con el recurso hídrico de Valledupar, busca una gestión integral en el desarrollo de la implementación del sistema de transporte público.

Para Juan Miguel Díaz, ingeniero ambiental y sanitario de la Universidad Popular del Cesar, “las dos versiones tienen su porcentaje de validez, puesto que anteriormente es posible que el humedal se secara por factores climáticos. Ahora, básicamente si se analiza el sector no hay posibilidades de fuentes hídricas alternas que estén habilitando este humedal solo va a ser agua por precipitación que cae y también las obras civiles tienden a atentar contra el equilibrio del humedal aunque en estos momentos estamos en épocas de verano”.

De igual manera explicó que este humedal en distintos periodos ha enfrentado momentos críticos y el efecto de la mano del hombre ha atentado en una zona que anteriormente no era pavimentada, con lo cual podía ser alimentado por las aguas que fluyen por el corredor vial. “Lo que permite creer que si antes no había pavimento o vías, ahora que las trazaron probablemente truncaron el paso de las aguas que alimentan ese humedal y por eso tiende a secarse más rápidamente”, concluyó.

Mientras tanto, se espera que con los estudios del SIVA, así como de la mano de las autoridades ambientales, se pueda llegar a un consenso sobre lo más conveniente para este humedal de especial relevancia en la ciudad y de igual manera una óptima solución para los habitantes del sector que constantemente se ven afectados por las fuertes corrientes que se originan en temporadas de lluvia.
POR: Daniela Rincones Julio
daniela.rincones@elpilon.com.co