Santos: a darlo todo

Inicia hoy su último ańo de trabajo el Presidente Santos. Se conocen los desafíos: darle apenas en un mes la bienvenida al Papa Francisco generando un clima de concordia, implementar la paz y asegurar la seguridad en el territorio, suscribir un acuerdo crucial de cese de hostilidades con el pequeño pero letal ELN, mantener la gobernabilidad y la confianza en las instituciones en medio de los escándalos de corrupción, presidir unas elecciones limpias, manejar el tema Venezuela y reanimar de inmediato la economía. Con éste último el ritmo de la construcción de infraestructura vial y urbana y de vivienda, de nuevas aulas escolares, de generación de empleo industrial y rural y de sectores disparados como el turismo, redoblarán su dinámica.

La serenidad de Santos podrá ayudar a manejar los desafíos. Que haga política con mayúscula, no la pequeña y al detal que distrae al gobernante pretendiendo complacer a todos y metiéndose de lleno a asegurar que su sucesor le sea afín.

Señalamos los temas que nos interesan: terminar las obras viales en curso, los componentes de las Rutas del Sol II y III, contratar Codazzi-Cuatro Vientos y asegurar el mantenimiento de las hoy buenas vías troncales del norte del departamento, solucionando lo de la concesión Cesar- Guajira. Continuar dándole recursos al Siva; asegurar el programa de infraestructura educativa con la construcción de nuevos colegios y nuevas aulas para asegurar la jornada única de los colegios públicos, un propósito retomado por la gobernación Ovalle después de una falla en la co-financiación presupuestal por parte de la anterior administración. Es necesario duplicar los esfuerzos en vivienda social. Que ha tenido lunares como la incertidumbre del proyecto municipal del Idema, el fallido proyecto Fredy Molina, y el problema de hacer vivienda social y gratis sin asegurar previamente un entorno de bienes y servicios de educación, salud y vias de acceso.

La paz es un elemento transversal que recorre todo el territorio departamental. Al gran suceso del acuerdo con las Farc ansiamos que se avance con el ELN, con presencia en el sur del departamento y donde aun hay manifestaciones del secuestro. En lo urbano esperamos contar con la sede de la policía metropolitana.

Es la paz oportunidad para recuperar el territorio rural del Cesar, hacer las tierras productivas, menos dedicadas a la valorización sin uso y a la ganadería extensiva, y atraer a ellas grandes inversiones de impacto, como las que hoy hay en los Llanos Orientales. Ese contraste lo mencionó el economista Jaime Bonet en reciente foro económico organizado por EL PILÓN.

Los campesinos, los mas afectados por la violencia, requieren con los vientos tranquilos de la serranía, más bienes públicos, como escuelas, puestos de salud y carreteras como las de la reforma en curso a las regalías que dará 1.5 billones a las vías terciarias y esperamos que los PET -planes de enfoque territorial-, que cubre ocho municipios del Cesar, se acompañen de proyectos concretos y se ejecuten sin corrupción.