Santo Ecce Homo, ayúdanos a arreglar la vía del mirador


En Valledupar es incipiente el emprendimiento y la creación de empresas que fomenten la generación de empleo,  tampoco es una ciudad industrial, por lo tanto su gente debe aprovechar al máximo las pocas oportunidades de trabajo que generan las entidades financieras, las entidades del Estado y las pocas empresas privadas que han podido instalarse en esta ciudad, amén del rebusque diario, del comercio informal y de los procesos de contrabando a los cuales se enfrentan las personas que han venido de otras latitudes; sin embargo, hoy tenemos algo importante a lo cual podemos y debemos sacarle provecho, una identidad mundial que nos proyecta como ciudad turística, el folclor Vallenato, sus historias y leyendas, al igual que los sitios en donde se erigen los monumentos e imágenes que materializan esas leyendas y las creencias religiosas que a la par con esas historias fabulosas  son un atractivo para propios y extraños; es decir, el fomento de la industria turística.

Muy importante entender que ser una industria turística es algo que se construye, que debemos forjar, utilizar al máximo cada escenario y mostrarlo de la mejor forma. Hoy me refiero de manera especial a un sitio que se ha convertido en punto obligado de visita, se trata de la imagen del  Ecce Homo ubicado en el mirador o cerro de las antenas. Hay recursos importantes invertidos en esta obra, 9.500 millones con los cuales se inició, y los recursos adicionados; sin embargo, aún no se termina. Empezando por su zona de acceso, toda una odisea su tránsito para llegar hasta la imagen del patrono.

Es interesante observar como los fines de semana la peregrinación es alta, los fieles devotos, turistas de toda clase, deportistas de todos los niveles que de manera permanente hacen uso de las vías de acceso para hacer sus caminatas ecológicas, por salud o por deporte, de alto rendimiento o incipiente; como ejemplo los bicicrocistas y motocross. Pero como dije inicialmente, las cosas para que funcionen deben hacerse bien. Por ello y para seguir dándole forma al turismo ecológico, deportivo y religioso y para aprovechar al máximo este mirador se hace necesario arreglar sus vías de acceso, el acceso en vehículo hasta el mirador es difícil; que el alcalde entienda la importancia de hacer de este sitio algo para mostrarle al mundo. De igual forma, le pedimos al señor gobernador intervenga de manera decidida en este propósito, utilizar  las máquinas que son propiedad del gobierno departamental; el banco de maquinarias que no sabemos dónde está, podría ser usado por el batallón de ingenieros que tenemos a unos pocos kilómetros de distancia. El bien común trae desarrollo y estimula la economía de un municipio que, como Valledupar, merece un trato especial.

Señor gobernador, señor alcalde, importante que se revise este tema y por favor no olvide que la industria del turismo se fomenta con una ciudad impecable; con calles sin huecos, con seguridad, con un transporte público adecuado y eficiente; con las calles libre del insoportable tránsito de carretillas y vendedores ambulantes obstaculizando el normal tráfico vehicular y peatonal. Por una ciudad bella, todos comprometidos con ella. Sólo Eso.