Santo Domingo quiere descontaminar la margen derecha del río Guatapurí

Así se ve la parte baja del río Guatapurí.

La contaminación ambiental que a diario vive la cuenca baja del río Guatapurí, que colinda con sectores localizados en la margen derecha de Valledupar, motivó a que la Junta de Acción Comunal (JAC) del barrio Santo Domingo trabaja en una propuesta ecológica para la descontaminación del afluente.

En la iniciativa liderada, por la presidenta de la JAC, Soleine Morales Vargas, y el técnico superior en salud ambiental, Luis Maestre Vigía, se propone de manera urgente una brigada de limpieza y reforestación en los barrios como El Paraíso, Pescaito, Nueve de Marzo, Villa Castro y San Juan, que ayude a la preservación de la cuenca del río, mientras el municipio tomas las acciones pertinentes para garantizar un medio ambiente más sano a la comunidad vallenata.

“Hasta el momento nos hemos reunidos como comunidad para gestionar los elementos que necesitamos para realizar las jornadas en esa parte del río que colinda con varios barrios subnormales. Se tiene pensado que con las llantas detectadas en la zona podamos reutilizarla para algo más ecológico”, explicó el ambientalista Luis Maestre.

Precisó que actualmente el problema del Guatapurí radica en la contaminación por vertimientos de residuos sólidos y líquidos, como aguas negras y aceites, que se han comprobado en la zona, por ausencia de conocimiento en el manejo de estos.

La preocupación de los líderes comunitarios reside en que las familias de los mencionados sectores hacen mal manejo de basura, exponiendo su salud y el bienestar del caudal que colinda con ellos.

“La salud ambiental nos señala que si tenemos un medioambiente deteriorado, consecuentemente la salud de las personas que están cerca se verá afectada, por brote de enfermedades, disentería, por vectores que se reproducen. Básicamente el tema de la contaminación del agua en general es crítico, porque estamos en una etapa de la humanidad en que los recursos hídricos están escasos y mi preocupación es que aparte de perjudicar a la población aledaña es que afecta la naturaleza, tanto flora y fauna. La problemática no es algo exclusivo de Corpocesar, las administraciones de turno, sino también de educación ambiental, de universidades y medios de comunicación, es algo que nos compete a todos”, puntualizó Maestre.