Salió el sol en la ruta

Después de la parálisis de las obras en el mes de enero pasado, que hacían más de 12 mil obreros, en los 528 kilómetros del sector 2 del proyecto vial Ruta del Sol, comprendido entre los municipios de Puerto Salgas (Cundinamarca) y San Roque (Cesar), por el escándalo de corrupción en que se vio envuelta la firma contratista –Odebrecht-, volvió a resurgir la esperanza de tener una óptima infraestructura vial en el Cesar.

La construcción, rehabilitación, mejoramiento, operación y mantenimiento de las obras en doble calzada no alcanzaban el 50 % de la ejecución, cuando ya se veía cojear el proyecto. Sin embargo, parece que ya está pasando la tormenta y después de sortear todos los líos jurídicos, el Gobierno Nacional hizo la retoma del proyecto al pasarlo a manos del Instituto Nacional de Vías, Invías.

Ayer el ministro de Transporte, Germán Cardona, sobrevoló y recorrió por tierra gran parte del trayecto de la Ruta del Sol 2 para verificar los avances de “la retoma del Gobierno Nacional de este importante corredor vial después de que se le ordenara al concesionario devolver la vía el pasado viernes”.

El punto de partida del ministro Cardona fue el municipio de Aguachica, en el sur del Cesar, donde recordó que la fiducia de la Ruta del Sol 2 cuenta con 1,5 billones disponibles que destinarán para pagar las deudas con los bancos, proveedores y contratistas, mientras Invías por su parte comenzará la contratación para realizar mantenimiento y completar las obras, pasando de 215 kilómetros de doble calzada actuales a cerca de 320 kilómetros.

Es una buena noticia por donde quiera que se le mire. Van a pagar las deudas, se reactivará la economía de los municipios que tuvieron un repunte con toda la actividad que generó el inicio de este ambicioso proyecto vial, en el caso del Cesar se observó este comportamiento positivo, pero también el negativo con la parálisis de las obras.

Recibimos con optimismo el reporte del Ministro, quien recorrió parte de la doble calzada en territorio cesarense, la cual funciona normalmente, especialmente su anuncio sobre la generación de empleo para los habitantes de las áreas de influencia de las obras, que serán los primeros beneficiados con la operación del proyecto Ruta del Sol 2, que volvió a manos de Invías el pasado viernes 20 de octubre, y será el encargado del mantenimiento de la vía y del recaudo de los peajes, que en el caso del Cesar ya funciona desde el sábado 21 el peaje electrónico Morrinson.

Ahora esperamos que los procesos de licitación para adjudicar la terminación del proyecto sean transparentes, sin triquiñuelas, y que el tramo a Gamarra sea terminado de la mejor manera, para que esta población que ha sonado tanto en el caso de corrupción por la manera cómo adjudicaron el tramo Ocaña-Gamarra, sea resarcida con una buena obra.

Por lo menos esta es una buena noticia, ya que nuestros dirigentes y gobernantes no hicieron nada para que el proyecto que tenía en sus manos la Concesión Cesar-Guajira fuera una realidad. Mientras en otros departamentos como Atlántico y Bolívar se ve el progreso en materia de infraestructura vial, en el Cesar nos quedamos rezagados porque prohibió la Corte por cuenta de una minoría en Los Haticos, el cobro del peaje entre Valledupar y San Juan del Cesar, matando una inversión de más de un billón de pesos. El atraso vial del Cesar es impresionante, ni la Nación ni la Gobernación dicen y hacen nada. ¿En que quedó el Plan Vial Departamental, la vía Cuatro Vientos-Codazzi, cómo va la Ruta del Sol 3?