Responsabilidad verde

Los negocios verdes contemplan actividades económicas en las que se ofertan bienes o servicios, que generan impactos ambientales positivos y además incorporan buenas prácticas ambientales, sociales y económicas con enfoque de ciclo de vida, contribuyendo a la conservación del ambiente como capital natural que soporta el desarrollo del territorio. Así explica el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible el concepto de Negocios Verdes, que promueve patrones de producción y consumo sostenibles de bienes y servicios de los negocios verdes y sostenibles, y propicia la creación de una cultura alineada con principios ambientales, sociales y éticos.

Esta nueva línea ambiental está bastante desarrollada en el departamento del Cesar, pues desde el año 2016, la Corporación Autónoma Regional del Cesar, Corpocesar, ha apoyado la creación de 26 de negocios verdes aportando con la innovación y el crecimiento del sector rural en el departamento.

Se ha avanzado tanto, que la Unión Europea y el Minambiente seleccionaron a Corpocesar para verificar los avances del Programa de Generación de Negocios Verdes, teniendo en cuenta que los resultados obtenidos en la implementación del Plan Nacional de Negocios Verdes, generación y apoyo a los productores y sectores productivos del departamento, ha sido exitoso.

La Unión Europea escogió en Colombia tres Corporaciones Autónomas Regionales para seguir impulsando los negocios verdes. Eso significa que el trabajo que se ha desarrollado en el Cesar con diferentes sectores productivos, está dando frutos, en materia de negocios verdes.

La meta es crear una Ventanilla de Negocios Verdes para que los empresarios puedan mejorar la parte ambiental, comercial y de mercado para que el cliente conozca que existen este tipo de emprendimientos que son amigables con el ambiente.

Los Negocios Verdes, que pertenecen a la jurisdicción del departamento del Cesar, han recibido apoyo técnico y logístico de Corpocesar para la promoción de sus productos, desarrollando métodos de fabricación amigables con el ambiente de la mano con comunidades comprometidas en la preservación de los ecosistemas. Entre esos negocios se destacan Industrias Yotojoro, ubicada en Sabana de Crespo, Asprokia, ubicada en el municipio de Pueblo Bello, Criadero Cannan, ubicada en el municipio de San Diego, Asotepros y Asprases, ubicadas en La Jagua de Ibírico.

Estos avances merecen un reconocimiento especial, debido a que son resultados que pasan de bajo perfil en la agenda de la vida social y económica, y de los medios de comunicación.