Rechazo total a actos terroristas

Los ciudadanos cesarenses rechazamos todo acto violento que atente contra la tranquilidad de un departamento que camina por la vía de la reconciliación. Cuando se pensaba que atrás quedaban los momentos de miedo y temor que generaron los cientos de atentados terroristas, secuestros, muertes y desapariciones forzadas, volvió a aparecer la guerrilla del Eln con una muestra implacable de terrorismo al dejar incomunicado a esta región con el interior del país.

Los atentados que se registraron en la madrugada de este sábado en el puente Amarillo, ubicado en el Corregimiento la Mata, municipio de Pelaya, y el otro a las 6:00 de la mañana en el sector de Boquerón, municipio de Curumaní, donde supuestos guerrilleros del Eln detuvieron una tractomula e hicieron denotar una carga explosiva afectando el pavimento, hicieron resurgir el temor.

 Rechazamos estos hechos y rechazamos el paro armado del Eln, que solo ha generado miedo, al punto que el Gobernador del Cesar, Francisco Ovalle Angarita, pidió permiso al Ministerio de Educación para suspender por cuatro días las clases en las instituciones oficiales del departamento.

El Eln no puede chantajear a un país así: destruyendo puentes y carreteras, que es por donde viaja el pueblo que dicen defender, matando policías y destruyendo infraestructuras, amenazando a la población con atentar contra ella si se atreve a transitar por las vías que son de todos.

De esta manera cierra las vías del diálogo que son las que al final pueden darle fin a las confrontaciones armadas estériles que ha sostenido la subversión en Colombia. Hoy nada justifica la vía armada. Por eso, es necesario rodear y apoyar al Gobierno Nacional, a las autoridades, al Ejército y a la Policía Nacional, para evitar que ocurran más hechos como este y los registrados en Barranquilla, donde pusieron un potente artefacto en la estación de Policía del barrio San José, dejando seis policías muertos y más de 40 heridos.

Con los hechos ocurridos en el Cesar, en medio del paro armado anunciado por esta guerrilla durante tres días, y los otros que ya han ocurrido, pareciera que su accionar terrorista viene más enfilado a los pueblos de la Costa Caribe. Por eso aplaudimos la actitud firme y valiente de los barranquilleros, sobre todo del gobernador Eduardo Verano y el alcalde Alejandro Char. Así se enfrenta el terrorismo, sin miedo, ellos no se dejaron sabotear el carnaval y mostraron la fuerza Caribe.

Los atentados de ayer en el Cesar afectaron considerablemente la movilidad, miles de vehículos quedaron atrapados mientras las autoridades le daban solución parcial al paso vehicular, lo cual se logró al final del día.

 Si el Eln quiere mostrar fuerza frente a la nueva estructura política que se armará en las dos elecciones que vienen (Congreso y Presidencia de la República), escogieron el camino menos indicado porque el terrorismo y los actos violentos no dejan más que rechazo de la sociedad civil, que es precisamente el escollo más difícil de superar por las Farc después de los acuerdos. Ese ejemplo debería serviles a los guerrilleros del Eln, hoy es la comunidad la que rechaza a los excombatientes de las Farc cuando intenta hacer vida política, porque sus actos terroristas dejaron huellas muy dolorosas. No a la violencia, no al terrorismo, no a las acciones del Eln. Qué regresen a la mesa a dialogar civilizadamente