15 agosto, 2018

Por falta de recursos bajaron raciones del PAE en Valledupar

Los recursos designados por el Ministerio de Educación sólo alcanzarían hasta el mes de octubre; sin embargo la administración garantizará el PAE hasta finalizar el año lectivo con recursos del Fonpet.

La administración local asegura que garantizará la alimentación escolar hasta finalizar el año lectivo.

Disminución en las raciones del Programa de Alimentación Escolar en los colegios de Valledupar fue la denuncia del veedor ciudadano en asuntos educativos, Aquilino Atencio, quien dio a conocer que después de las vacaciones de mitad de año, en instituciones educativas como el José Eugenio Martínez pasaron de 250 a 200 en la jornada de la mañana, mientras que en la tarde bajaron 25.

“Nosotros como veeduría ciudadana estuvimos en todas las instituciones y nos dieron una muestra que bajaron por ejemplo en el Casimiro Raúl Maestre, Villa Corelca, José Eugenio Martínez, entre otros, y nos confirmaron esta situación, por lo que hay niños que quedan sin esta merienda”, dijo.

Esta situación no es nueva, de hecho uno de los rectores de esta capital, que quiso reservar su identidad, manifestó que desde hace más de un mes tienen el dilema de escoger quiénes son beneficiados para consumir el alimento.

Atencio dio a conocer que la alimentación se le está dando a niños de prescolar hasta tercero y estudiantes de cuarto y quinto se quedan sin ella.

“Ya hemos estado reunidos con funcionarios de la Contraloría General para pedirle a la Secretará de Educación un informe sobre lo que está pasando en esta situación, ya que esto afecta a los niños; por tal razón pedimos que aumenten esta cobertura y se gestione ante el nuevo Gobierno Nacional para que los niños reciban la alimentación”, expresó el veedor.

Por su parte, el secretario de Educación Municipal, Luis Carlos Matute, reconoció que hay dificultades en la financiación del PAE, que han implicado hacer recortes en las raciones.
“Tuvimos un inconveniente, porque el Ministerio había previsto unos recursos iniciales que estaban alrededor de los $12 mil millones y frente a la desfinanciación que trae a nivel nacional el programa, sólo nos asignaron $9.500 millones, lo que nos lleva necesariamente a tener que regular la cantidad de complementos”, explicó el funcionario.

Matute aclaró que se debe entender que en el 100 % se debe dar a las zonas rurales e indígenas y jornada única, y los recursos que queden se pueden distribuir en los complementos para aquellos estudiantes de jornadas de la mañana y tarde, partiendo del nivel de transición, hasta donde alcance.

“Es decir, frente a los requerimientos del número de estudiantes así se le da, por eso le estamos pidiendo ayuda a los rectores para que esto pueda llegar a personas que realmente lo necesitan. La idea es que se focalice al estudiante que tenga la necesidad, porque el hecho de que un estudiante esté en un colegio público no implica que no tenga la capacidad de desayunar”, acotó.

El secretario de Educación le recordó a los padres de familia que lo que se entrega con el Programa de Alimentación Escolar es un complemento que cubre el 20 % de la capacidad calórica que requiere la alimentación de un niño, y el 30 % en las jornada única, “por lo que es importante que entiendan que son responsable de la alimentación de sus hijos, no el Estado o la institución educativa”, indicó.

Sin embargo, muchos de los colegios beneficiados con este programa son de estudiantes de muy bajos recursos que muchas veces van sin la primera comida a las aulas. Así lo manifestó el veedor ciudadano.

RECURSOS ALCANZARÍAN HASTA OCTUBRE

El programa de alimentación escolar para Valledupar fue contratado a través de una licitación que se hizo para el caso mayoritario, donde se cubre al 44 % del total de los estudiantes del municipio, y que está a cargo de la Unión Temporal Preservar; de igual manera se firmaron convenios con las organizaciones wiwa y kankuama, que cubren a los estudiantes de las comunidades indígenas asentadas en la población.

El secretario de Educación Municipal explicó que para el caso de la alimentación en lo referente a la jornada única están cubriendo el 100 % en el sector rural y la zona urbana y vienen haciendo un seguimiento a través del equipo de alimentación escolar de supervisión, la interventoría y adicional a esto han conformado comités con el fin de que haya un mayor control.

“Actualmente tenemos el cubrimiento de los 180 días para el caso de las zonas indígenas, mientras que el programa mayoritario, la alimentación puede llegar hasta el mes de octubre. Es decir que unos 28 días tendrían que suplirse con unos recursos que asignó el alcalde a través del Fonpet. Son $2.500 millones para garantizar la alimentación en lo que resta del año lectivo”, expresó Matute.

SOLICITUD DE CAMBIO

Por todo lo que el PAE ha implicado a los recursos del Estado, el contralor Edgardo Maya Villazón envió un mensaje a la nueva ministra de Educación, María Victoria Ángulo, con el objetivo de manifestar su urgencia de efectuar cambios estructurales en este programa.

El contralor dijo que el PAE tiene una estructuración indebida porque los recursos provienen de la Nación, de regalías, de los municipios y de los departamentos, lo que no permite hacer eficiente y eficaz esa política pública de alimentación de millones de niños colombianos. “Unos ocho millones de niños de estratos 1 y 2, y a veces 3, están recibiendo una alimentación desbalanceada y de forma indebida y caótica, como lo prueban las irregularidades que hemos encontrado en 17 departamentos”, expresó el funcionario.

Además, el problema también es de cobertura, puesto que en la evaluación de la Contraloría General de la República, para 2016, unos 31 municipios del país presentaron coberturas por debajo de 20 % y otros 400 por debajo de 50 %.

Y precisamente por presuntas irregularidades, la Contraloría recientemente imputó cargos de responabilidad fiscal al exgobernador del Cesar, Luis Alberto Monsalvo, así como al los secreatrios General y de Educación que fueron ratificados en el gobierno de Francisco Ovalle y permanecen en sus cargos.

Se trata de $630 millones de pesos por posibles inconsistencias e irregularidades en la ejecución del Programa de Alimentación de Escolar en el segundo semestre de 2015, en este departamento.

De acuerdo con el análisis probatorio efectuado en la instancia procesal, se pudo determinar que el presunto daño patrimonial se configura en la simultaneidad en el cómputo del Índice de Precios al Consumidor en un porcentaje del 4.4 % e imprevistos en 5 %.

Esta situación ocasionó un mayor valor de los costos tasados, contratados y pagados por la Gobernación del Cesar, que fueron estimados en la etapa de planeación del contrato objeto de investigación.

Por otra parte, durante el año 2015, con los mismos operadores vinculados en este proceso, el Ministerio de Educación Nacional contrató los complementos alimentarios en $971 para la ración de desayuno y $1.320 para almuerzo, mientras que, en el contrato suscrito por la Gobernación contrataron la ración a $1.760 desayuno y $2.330 almuerzo, sin que haya sido mejorada la minuta de ración alimentaria.

La diferencia entre lo contratado y pagado por el Ministerio, en las mismas condiciones de tiempo, modo y lugar, respecto a lo pagado por el departamento, oscila en $789 para desayuno y $1.010 para almuerzo, lo que constituye un mayor valor pagado.

EL PILÓN intentó comunicarse con el secretario de Educación, Jorge Eliécer Gutiérrez, pero este no respondió a las llamadas.

Maya Villazón reveló que cinco gobernadores, siete exgobernadores, ocho alcaldes, y 45 exalcaldes están siendo investigados por irregularidades en el PAE, en 154 procesos de responsabilidad fiscal en curso, que suman cerca de $84.000 millones.

En los departamentos de Atlántico, Casanare, Cauca y Cesar ya se han emitido fallos con responsabilidad fiscal, en primera instancia, que totalizan $2.940 millones.