No suspenderán clases en el Cesar

Lo más de 230.000 estudiantes matriculados en los 25 municipios del Cesar  asistirán a clases normalmente.

Las clases continúan y ya no se suspenderá el calendario escolar por tres días, como inicialmente informó la Gobernación del Cesar debido al paro armado que anunció la guerrilla del Eln desde el sábado anterior en el departamento.

En la noche de ayer domingo y cuando ya estaba anunciada la parálisis para 24 municipios del Cesar, el secretario de Educación, Jorge Eliécer Araújo Gutiérrez informó que se realizó un Consejo de Seguridad entre el gobernador Francisco Ovalle, el ministro de Defensa, Luis Carlos Villegas, y demás autoridades competentes, y tomaron la decisión de seguir con las jornadas de clases y no suspenderlas como se tenía contemplado en el memorando CSED ME-0252.

“El Ministro ha dicho que toda la seguridad del departamento está garantizada  para el normal funcionamiento de las instituciones educativas y el traslado de los estudiantes y docentes”, afirmó Araújo Gutiérrez en diálogo con EL PILÓN.

El funcionario explicó que como la medida se socializó al final de la noche del domingo, los estudiantes de la jornada de la mañana no asistirán a las aulas, pero en la tarde retomarán normalmente los horarios establecidos por la Secretaría de Educación en conjunto a las instituciones educativas.

Esta medida aplica a todos los establecimientos educativos que prestan sus servicios en los municipios no certificados, a excepción de Valledupar, ciudad en la que también irán las clases de manera normal hoy lunes, según comunicado de la Secretaría de Educación Municipal.

Sin embargo, en la capital del Cesar habrá plan tortuga los días martes, miércoles y viernes, según lo dio a conocer la Asociación de Educadores del Cesar, Aducesar, porque la administración municipal no ha hecho efectivo el pago del salario del mes de diciembre. Mañana martes, el miércoles y viernes, los estudiantes solo tendrán media jornada de clases y para el viernes los docentes anuncian un plantón a las afueras del palacio municipal.

Cabe recordar que la educación del Cesar regresó a clases el lunes 5 de febrero, después de activarse el calendario 2018 y que tiene además un anuncio de paro por parte de los integrantes de Fecode, basados en incumplimientos por parte del gobierno de Juan Manuel Santos, especialmente en acuerdos pactados en temas como salud y mejora salarial.

 

Los daños

Son varios los municipios, especialmente los ubicados al sur del Cesar, afectados por los actos de la guerrilla que presiona al Gobierno Nacional para volver a la mesa de diálogos que se llevaba en Quito, Ecuador.

Primero fue La Mata-San Roque, paralelo al puente Simaña, donde volaron un puente a la altura del kilómetro cinco. Después atacaron en el kilómetro 64, vía La Mata – San Roque, deteriorando con la explosión de una carga explosiva una de las tuberías del sistema de manejo de aguas lluvias, con lo cual se vio afectada la vía con pérdida total de la calzada.

La madrugada de ayer un nuevo blanco. Fue en el peaje El Platanal, situado en el kilómetro 14 de la vía que conduce de Aguachica a Ocaña, en Cesar. También la guerrilla incursionó con explosivos en el peaje ubicado en el kilómetro 8 de la vía Aguachica-Gamarra.

El Ministerio de Transporte anunció la recuperación de las vías afectadas por explosivos, detonados a causa del paro armado anunciado con antelación por el Eln.

Según el ente adscrito al Gobierno Nacional, sobre las 4:35 de la tarde del sábado fue habilitado el paso en el kilómetro 5 de la vía La Mata-San Roque, por el puente antiguo, paralelo al puente Simaña, objetivo de la afectación terrorista, para vehículos pequeños y transporte público. “En este último caso, los pasajeros pasan a pie y abordan el bus nuevamente después del puente, por el peso”, informó Invías y la Dirección de Policía de Tránsito y Transporte. Los vehículos de carga no pueden pasar por el sector.

Esta medida se tomó una vez un grupo de ingenieros de Invías practicó pruebas de campo para medir la resistencia del puente antiguo del río Amarillo, así quedó habilitado el paso regulado para vehículos pequeños y motocicletas. De igual forma, los pasajeros lograron salir del sitio afectado. “Para no correr riesgos por el peso, los pasajeros se bajan del bus, cruzan a pie y una vez superado el puente vuelven a abordar el vehículo”. Hasta el momento ninguna de las acciones terroristas dejan personas heridas. Pero el Ministerio de Transporte advirtió en un primer reporte, que en el sitio del ataque se encontraban represados entre 500 y 600 vehículos de carga y pasajeros.

MinTransporte explicó también que se logró habilitar un paso provisional en el kilómetro 64 de la misma vía para vehículos pequeños y motos. “En la zona todas las autoridades se encuentran haciendo el mayor esfuerzo por garantizar la movilidad de los usuarios de este tramo vial La Mata – San Roque”.

Indicaron a los viajeros que salían de la costa hacia el interior del país que la vía alterna para este corredor es Bogotá – Villeta – Puerto Boyacá – Medellín – Tarazá – Caucasia – Planeta Rica – Sahagún – Sincelejo – Carmen de Bolívar. En este punto se pueden utilizar dos opciones, la primera es Carmen de Bolívar – Zambrano – Plato – Difícil – Bosconia, la otra ruta es Carmen de Bolívar – Y de Carreto – Cartagena – Barranquilla – Santa Marta.

Mientras tanto, William Ardila, gerente general de la Terminal de Transportes de Bucaramanga, le dijo a Vanguardia Liberal que para las pérdidas por las parálisis pueden estar alrededor de los $7.500.000 por día.

De igual manera, 1.160 pasajeros de las terminales de Santander, Bogotá, Cúcuta y Cundinamarca que se movilizaban por la Ruta del Sol entre la noche y mediodía del sábado no pudieron ser trasladados a los destinos que se conectan por esta vía, informó el Mintransporte. La venta de pasajes con destino Bucaramanga-Valledupar, fue restringida hasta tanto las autoridades no tengan y brinden las garantías a los transportadores y viajeros en general.

 

Hoy en Aguachica se llevará a cabo un consejo de seguridad en las horas de la mañana para hacer seguimiento a los hechos de orden público que han afectado el sur del departamento del Cesar.