Murió kankuamo baleado por 20 mil pesos

Las autoridades tratan de ubicar al autor del homicidio. Foto referencia.

“Por tristes 20 mil pesos, que correspondían a un jornal de trabajo, fue asesinado mi hijo, tanto que sufrí para criarlo y mire cómo le quitan la vida a una persona”, relató Esaut Arias, progenitor del indígena kankuamo, Juan David Arias Guerra, de 22 años de edad, quien falleció la tarde del pasado sábado en la Clínica Erasmo de Valledupar, tras recibir un balazo en la cabeza, cuando retornaba a su finca.

Explicó que su hijo era propietario de la finca Diosagaka y lo contrataron a ganarse 20 mil pesos por un jornal de trabajo en una parcela localizada en la región de Guatapurí, corregimiento de Atánquez, jurisdicción de Valledupar, parte alta de la Sierra Nevada de Santa Marta.

“Parece que el señor que lo contrató no le quiso pagar y se suscitó una pelea a puños y mi hijo se lo ganó. Ante este hecho, mi hijo se fue a trabajar y de regreso a la casa, el hombre que ya está identificado lo esperó encima de un palo de mango y le propinó un tiro en la cabeza. Donde ocurrió el hecho, era un paso obligado de él, porque es un camino estrecho. Pienso que como lo impactó en la cabeza, lo dejaría por muerto y huyó”, dijo ayer el angustiado hombre, en las afueras de Medicina Legal y Ciencias Forenses.

Precisó que el incidente en el que su hijo resultó herido ocurrió el pasado 24 de agosto y desde entonces estuvo con delicado estado de salud en un centro asistencial de Valledupar, donde murió la madrugada de ayer.
Indicó que las autoridades militares capturaron al presunto autor del homicidio, pero luego lo dejaron en libertad.

El cuerpo del joven indígena fue entregado en horas de la tarde de ayer domingo y trasladado a territorio kankuamo, donde será sepultado hoy en medio de los rituales de esa etnia.

Por Abdel Martínez Pérez /EL PILÓN