28 abril, 2016

El mito de las separaciones de los hermanos Zuleta

La plata no fue el detonante para apartar a los hermanos más famosos del género vallenato, 'Poncho' y Emiliano tomaron caminos diferentes en cuatro ocasiones. La primera en 1975 y la última en el 2006.

La primera separación de los Hermanos Zuleta se dio en 1975. 'Poncho' llamó a 'Colacho' Mendoza, mientras Emiliano hizo pareja con Jorge Oñate.

 

Cuando el vallenato tenía poca fama
Sufrimos bastante y sabíamos que algo podía suceder
Así fue que nos comenzamos a querer
por qué, porque la sangre llama…
Por eso vivo orgulloso
En compañía de mi hermano
Porque yo nací pa’ ‘Poncho’
Y ‘Poncho’ para Emiliano (***)

Fueron engendrados por un solo padre y nacieron del mismo vientre. Crecieron bajo el sol y las calles polvorientas de Villanueva, pueblo ubicado en el sur del departamento de La Guajira.

Emiliano Alcides y Tomás Alfonso, los hermanos Zuleta Díaz, se comprendieron tanto que hasta en la música encontraron química.

Le dieron rienda suelta al talento. Mientras uno interpretaba el acordeón y componía sentidas melodías, el otro las cantaba y hacía las mejores relaciones entre la clase social alta, sin descuidar al pueblo.

Emilianito y ‘Poncho’, hermanos inseparables que le dieron al folclor vallenato incontables alegrías gracias a 33 producciones musicales grabadas entre los años de 1971 y 2005. Fueron 34 años que dejaron cientos discos de oro, platino y diamante; las ventas de los Hermanos Zuleta dejaron millonarios dividendos en las arcas de la compañía CBS, hoy Sony Music.

Se consagraron con una primera producción llamada ‘Mis preferidas’, en ella nunca se vio a ‘Poncho’ ni en fotos y menos en letras. En la caratula Emiliano apareció acompañado de dos mujeres; una sostenía una caja vallenata y otra la guacharaca, mientras el hijo mayor del ‘Viejo Mile’ cargaba su acordeón al pecho y sobre la cabeza cargaba un sombrero; el escenario para la fotografía fue un campo verde abierto con un lago incluido. La disquera CBS presentó el disco con 12 canciones, entre ellas: ‘La molestia’, ‘La rutina’, ‘La estrella’, ‘Desencanto, ‘Cállate corazón’, ‘La suerte de Juana’ y ‘La enfermedad’. De ahí en adelante grabaron cuatro producciones más: ‘La cita’ (1972), ‘Mi canto sentimental’ (1973), ‘Río crecido’ (1974) y ‘Río seco’ (1974); en ese instante la historia de los Hermanos Zuleta sufre la primera de cuatro brechas.

En el año de 1974 es cuando Emiliano y ‘Poncho’ se separan por primera ocasión, dejando sin palabras a todo un ejército de seguidores quienes veían cómo superaban a los contrincantes de la época, como eran los Hermanos López con el canto de Jorge Oñate.

¿Qué pasó?
Investigando y hablando con personas cercanas a los Zuleta Díaz, encontramos que este par de hermanos nunca se separó por cuestiones de dinero como se ha dicho a través de la historia, fue una simple distracción que ratificó Emiliano en la canción ‘La sangre llama’:

Óigame compadre me va a perdoná /
y en forma jocosa le voy a decir /
por qué usted aprendió a sumar y no aprendió a dividir.

Cuando Emiliano deja a Tomás Alfonso en 1974 lo hizo por una jugada maestra del también cantante Jorge Oñate, quien sabía de la fuerza que llevaban los Zuleta. Consiguió unos ‘padrinos’ para recibir apoyo y retirarse de los Hermanos López donde era voz líder, entonces convenció a ‘Emilianito’ y así grabaron ‘La parranda y la mujer’, LP que incluyó grandes canciones como ‘Mujer conforme’, ‘Mi sentencia’, ‘Dónde’, ‘La parranda y la mujer’.

‘Poncho’ Zuleta que ya había grabado en 1968 con Nicolás Elías ‘Colacho’ Mendoza el trabajo ‘Cuando el tigre está en la cueva’, le hizo el llamado a quien ya era rey del Festival Vallenato y además mantenía un nombre impecable entre los seguidores de la música vallenata. De esa manera grabaron ‘Una voz y un acordeón’, que incluyó el eslogan ‘Poncho’ Zuleta y su conjunto con el consagrado ‘Colacho’ Mendoza. Aparecieron 11 canciones, entre ellas: ‘Muero con mi arte’, aire de merengue hecho por ‘Poncho’ que tiene tres versos, uno dedicado al folclor, el otro para su hermano Emiliano y el último a Jorge Oñate (Como soy además compositor para no solamente ser cantante / ya que tengo buena capacidad para hacer un aporte necesario / seguiré mi tarea con entusiasmo y llevando mi canto a todas partes / ya que pa’ mi esto es tan importante que no puedo dejarlo a un lado) (***).

Los Long Play salieron en 1975, pero ese año regresaron los Zuleta. A pesar de que los trabajos fueron exitosos entre Emiliano y Jorge, ‘Colacho’ con ‘Poncho’, el orgullo de Emiliano se doblegó cuando ya su hermano estaba a punto de volver a grabar con Nicolás Elías en Bogotá. ‘El gago de oro’ llamó a uno de los amigos cercanos de ‘Poncho’, Álvaro Morón Cuello, y le pidió que intermediara para que volvieran los Hermanos Zuleta. El primer recado no fue para ‘Poncho’, Morón Cuello prefirió plantearlo a los directivos de la casa disquera, quienes aceptaron el recado de ‘Emilianito’. Luego le comunicaron a ‘Poncho’ y tampoco se opuso. Quedaba la duda con ‘Colacho’ Mendoza, quien estaba listo para grabar con los arreglos para las canciones, y ahí salió la idea de indemnizar al rey vallenato 1969 por los perjuicios que causaría no grabar. ‘Colacho’ no opuso resistencia al regreso de los Zuleta y recibió su paga. Luego de toda la película nació ‘El reencuentro’, lo nuevo de ‘Poncho’ y Emiliano.

Un segundo adiós
El folclor vallenato tiene en su historia familias musicales con mucha influencia artística en las raíces. Se resalta la participación de los hermanos Osorio, López, Sarmiento, Lora y Paternina. Pero los Zuleta rompieron cualquier paradigma.

En 1987, 12 años después de la primera separación, ‘Poncho’ y Emiliano vuelven a tomar rumbos diferentes tras grabar 15 discos seguidos. Tomás Alfonso aunque tenía en sus planes a Orangel ‘El Pangue’ Maestre, formó pareja musical con Alberto ‘Beto’ Villa en 1988, año en que ganó el Festival Vallenato. Gracias a una conversación telefónica con Villa se dio la unión y grabaron dos producciones: ‘Dos dinastías’ (1988) y ‘Como nunca’ (1989), pero en esta última fue invitado Raúl ‘El Chiche’ Martínez, quien después se quedó como su compañero de fórmula e hicieron la producción ‘Mira mi Dios’ en 1990.

Por su parte Emiliano se retiró de la música y se dedicó a labores en el campo. “Sembré algodón y sorgo, eso me arruinó porque pasó un tiempo como el que estamos viviendo ahora, sin agua”, declaró Emiliano Zuleta Díaz en charla con EL PILÓN.

‘El zuletazo’
Con el trabajo discográfico ‘El zuletazo’, ‘Poncho’ y Emiliano vuelven a conformar pareja.

“Hay una incógnita misteriosa que yo quisiera despejar /
Por que yo veo mi fanaticada que no me da la razón /
Muchos critican que mi acordeón se calló y no volvió a sonar /
Muchos preguntan por qué Emiliano dejó de tocar acordeón” (*).

Desde 1991 los ‘zuletistas’ (sus fanáticos) comenzaron a recibir nuevamente el canto de ‘Poncho’ acompañado de ‘Emilianito’. En adelante presentaron producciones como ‘Mañanita de invierno’, ‘Tardes de verano’, ‘El girasol’, ‘Hermanos Zuleta 95’, ‘Siempre vallenato’, ‘Nobleza y folclor’, ‘La trampa’ y ‘Los juglares’.

En 1999 Emiliano sufrió un accidente en el dedo índice de su mano izquierda. Manipulando su arma un disparo salió y le dejó grandes secuelas. Decidió ausentarse de nuevo de los escenarios y le dio paso a su sobrino Iván, el hijo de Fabio, quien venía de hacer pareja con Diomedes Díaz. Al lado de Iván aparecieron ‘Los Zuleta’, disco con 12 canciones interpretadas con la responsabilidad que caracteriza al ‘Pulmón de oro’.

‘La sangre llama’
Superado el trance del accidente, Emiliano regresó al grupo con una inspiración que pocos amantes del vallenato olvidan: ‘La sangre llama’. Fueron estrofas en las que narró la lucha que junto a su primogénito emprendió cuando no conocían la música de acordeón, caja y guacharaca en el país.

De 2001 en adelante grabaron cuatro producciones. La era Zuleta Díaz cerró por cuarta ocasión en 2005, después de llevar a la luz pública ‘Cien días de bohemia’, que se convirtió en el primer trabajo galardonado con el premio Grammy Latino en la categoría Vallenato / Cumbia de la Academia Latina de las Artes.

Para esa separación los motivos volvieron a ser personales y entonces ‘Poncho’ escogió al rey de reyes Gonzalo Arturo ‘El Cocha’ Molina como su nuevo compañero. A la fecha se mantienen vigentes y han grabado tres compactos.

Y aunque los hermanos Zuleta Díaz se separaron cuatro veces y regresaron tres, no hay ningún inconveniente que impida otro retorno para despedirse del público con un trabajo especial. Lo que queda descartado es el tema del dinero en cuanto a las separaciones, fue un mito creado con el humor de ‘Poncho’ Zuleta: “Son cosas mías, yo soy el que le pongo humor a la cosa, pero jamás mi hermano y yo hemos peleado por plata”, dijo el cantante.
En la historia hay 37 años de grabaciones entre acetato y formato CD, con una discografía de las más extensas y exquisitas para el vallenato.

Los Hermanos Zuleta, entre 1971 y 2005, hicieron 377 canciones de la siguiente manera.

La primera de las cuatro separaciones que tuvieron los Zuleta Díaz ocurrió en 1975, después de haber grabado cinco LP sin parar.

‘Mis preferidas’, el primer disco que grabaron los Hermanos Zuleta, fue entregado por la disquera CBS en 1971 con 12 canciones.

“Son cosas mías, yo soy el que le pongo humor a la cosa, pero jamás mi hermano y yo hemos peleado por plata”: ‘Poncho’ Zuleta.

Por Carlos Mario Jiménez
carlos.jimenez@elpilon.com.co