9 abril, 2017

Ministerio de vivienda entregó casas en Becerril y Curumaní

El Ministerio de Vivienda, Ciudad y Territorio entregó más de 200 casas en Curumaní y Becerril, correspondientes al programa ‘Mi Casa Ya Ahorradores’.

Fueron 104 casas en Curumaní y 98 en Becerril las que entregó el Ministerio de Vivienda a familias ahorradoras del programa ‘Mi casa Ya’.

Redacción EL PILÓN

El Ministerio de Vivienda, Ciudad y Territorio entregó más de 200 casas en Curumaní y Becerril, correspondientes al programa ‘Mi Casa Ya Ahorradores’.

En Curumaní fueron 104 viviendas del proyecto ‘Sara Lucía’ donde se edificaron 501 soluciones habitacionales en total. En Becerril se entregaron 98 casas en la Ciudadela Los Manguitos, en la que se construyeron en total 328 unidades del programa social, de las cuales se han entregado 238.

Las viviendas salieron por solo dos millones de pesos a sus compradores, pues además del subsidio que les entregó el gobierno nacional, de $20 millones por familia, la Gobernación del Cesar les dio otro de $23 millones.

Para los proyectos de viviendas ‘Sara Lucía’ y Los Manguitos, el Gobierno Nacional entregó subsidios de $18.347 millones. A nivel nacional, el programa Mi Casa Ya Ahorradores tiene en ejecución y comercialización 140 proyectos, en 68 municipios de 21 departamentos.

“Más de 40.000 familias colombianas, que tienen ingresos entre uno y dos salarios mínimos, han dejado de pagar arriendo para convertirse en dueñas de su propia vivienda gracias a este programa que ha venido liderando la ministra Elsa Noguera. Esta vez en el Cesar se benefician 202 familias más, lo cual nos tiene muy felices y satisfechos”, dijo el gobernador Francisco Ovalle.

“Terminé pagando muy poco por esta casa, es una oportunidad muy buena que vale la pena tomar porque mi propio techo significa mucho. Es una alegría que me hayan dado esta casita yo le agradezco a Dios y al gobierno, quiero decirle a los otros beneficiarios que aprovechemos al máximo este regalo”, dijo Digner Velázquez Díaz, uno de los beneficiados de las viviendas en Curumaní.

“Tener casa propia es una bendición, solo los que pagamos arriendo sabemos que aunque se paga por un beneficio esa es una plata perdida. Hoy estoy feliz, junto con mis dos hijos, porque cumplimos el sueño de tener nuestra vivienda, gracias al Gobierno por este gran apoyo”, indicó Luisa Aguilar al momento de recibir su casa en Becerril.