Messi decepciona en estreno de Argentina en Rusia 2018

Messi falla

En el partido debut de Argentina e Islandia, disputado en la capital de Rusia, Moscú, la Albiceleste se adelantó en el marcador por medio de una maniobra de Sergio Agüero a los 19 minutos, pero Alfred Finnbogason, a los 23, igualó con un remate a boca de jarro a un rechazo del arquero Willy Caballero, entrando así en la historia de su país al anotar el primer tanto de Islandia en una Copa del Mundo.

Islandia demostró desde el principio que no había aterrizado en Rusia para hacer el papel de debutantes. Ni a presenciar cómo Messi igualaba la gesta del día anterior del portugués Cristiano Ronaldo ante España.

Argentina gozó de las dos primeras ocasiones, ambas a pelota parada. La Albiceleste se vestía de Islandia y, esta última, seguía fiel a su plan: esperaba rezagada su oportunidad para hacer daño a la contra y a balón detenido.

Messi intentó tomar presencia en el centro del campo, ante la falta de profundidad de sus compañeros, pero su esfuerzo sirvió de poco, pues el juego se desarrollaba lejos de la portería rival.

Messi, que lo intentó con un disparo lejano a los 17, fue superado para marcar el tanto por Agüero. El Kun, en su tercer Mundial, por fin pudo cantar un gol en el campeonato. El ariete del Manchester City controló un tiro de Marcos Rojo, maniobró y se inventó un potente zurdazo al ángulo islandés.

Finnbogason, justo después, aprovechó el descuido de la defensa argentina para anotar el primer tanto de su país en el campeonato, en su primera participación. El exdelantero de la Real Sociedad, actualmente en las filas del Augsburgo alemán, aprovechó feliz el tercer centro seguido que se paseaba por el área sudamericana para situar una vez más en el mapa a un país que cuenta con 300.000 habitantes y el 10% de ellos encuentra en Rusia.

A partir de ese momento a Argentina le invadieron los fantasmas. Pasados, presentes y futuros. Se quedó sin ideas, Messi se esfumó y Willy Caballero tuvo que ejercer de héroe al borde del descanso para despejar un remate de Gylfi Sigurdsson que los europeos ya cantaban como gol.

Sampaoli, que se desgañitaba dando órdenes, decidió sacar a sus suplentes a calentar.

El primero en salir fue Éver Banega por un desaparecido Lucas Biglia en busca de mayor profundidad y creación en la medular. Un 74% de posesión y un 91% de efectividad en los pases no había sido suficiente para crear más ocasiones.

Argentina dominó la segunda mitad pero le faltó pegada. Hasta que en el 63, Maximiliano Meza fue interceptado dentro del área y el árbitro señaló penal.

Messi tuvo la opción de adelantar a los suyos, de ser el salvador que todos en las gradas esperaban pero pateó mal y erró el lanzamiento. El héroe inesperado fue Hannes Halldorsson, que fortificó su arco, selló el empate de los suyos y recibió el premio al mejor jugador del encuentro en su estreno en un Mundial. El que pagó la novatada fue Argentina.

ER