Marianny Egurrola: otra vez profeta en tierra ajena

“Sanjuanerita eres entre las flores de mi Guajira la más bonita”.

Imposible iniciar sin recordar el aparte que hemos transcrito de la canción titulada ‘Sanjuanerita’, de la autoría de Hernando Marín incluida por Jorge Oñate y Juancho Rois en el LP titulado ‘Ruiseñor de mi Valle’, cuyo lanzamiento lo hizo la CBS en el mes de noviembre de 1982, no se desesperen que ya les diré por qué.

Las mujeres guajiras en general y las sanjuaneras en particular andan en estos días más orgullosas que quinceañera con sus primeros rayitos y no es para menos porque una sanjuanera de los talones a la mollera está dando sopa y seco lejos de su tierra –en los Estados Unidos-, donde ha recibido los reconocimientos y dignidades que no recibió en su propia tierra, me refiero a Mariannys Egurrola, quien fue coronada en el Henry County Performing Arts Center de Atlanta en el país del norte como “Señorita Georgia” por su belleza, su porte y su inteligencia y en consecuencia se ganó el derecho de participar en representación de este estado en el certamen donde se elegirá a la representante de esa potencia mundial en Mis Universo.

Con esta joven, bella, inteligente y perteneciente a una familia de reinas y con padre compositor –y de los buenos- se repite el pasaje bíblico de siempre en La Guajira y de los guajiros contra su misma gente, me refiero a aquel tiempo cuando Jesús en la Sinagoga en Jerusalén, donde nació, manifestó que había sido ungido por Dios para devolver la vista a los ciegos, curar a los enfermos y dar la libertad a los prisioneros, y alguien que estaba allí seguramente desconfiando de sus palabras preguntó a quién tenía a su lado: ¿Ese no es el hijo del carpintero?, fue cuando el hijo de María y José pronunció aquellas palabras que hoy tanta gente recuerda: “Esta visto y comprobado que ningún profeta es bien visto en su tierra”.

Está en mora La Guajira en hacerle el homenaje de desagravio a esa sanjuanera digna de mostrar y digna representante de las mujeres de su tierra que son honestas, emprendedoras, responsables, lideres, orgullosas y la tapa de la cajeta, son las guajiras las mujeres que todo buen hombre deben tener a su lado para conocer la dicha y la felicidad, tengo la absoluta seguridad que si Mariannys en vez de haber nacido en La Guajira hubiera nacido en Bogotá ya le hubieran guindado en su Departamento todas las medallas habidas y por haber porque allí estamos pintados, acomplejados y lambones del forastero y destructores de nuestros coterráneos que se destacan por cosas buenas.

San Juan del cesar debería cambiar desde ahora el nombre de su emblemático Festival para que no sea solo “De compositores” sino de “Compositores y Reinas”, las dos reinas de belleza que ha tenido La Guajira María Monica y María Teresa y su sobrina que ahora anda enchoyá por las pasarelas y reinados del mundo han tomado leche de las mismas vacas, pues no hay que olvidar que María Mónica, aunque nació en Riohacha, es hija de padre sanjuanero, el doctor Enrique Urbina Pinto, un gran amigo de mi viejo a quien conocí como la palma de mi mano, que falleció en accidente aéreo cuando estaba a punto de ser designado Gobernador del departamento, se decía que el Decreto quedó listo.

Esperamos que quienes tienen la competencia y la honrosa responsabilidad de escoger las candidatas para representar el departamento de La Guajira en el futuro pongan el oído al piso y aprendan la lección para que la historia no se repita, siempre se ha dicho que el gato que sube una estufa caliente no sube otra ni si está helada…La dejo ahí!

Por Luis Eduardo Acosta Medina