Los capturan con químicos para producción de cocaína

Los ocupantes del camión donde transportaban el permanganato de potasio con destino a laboratorios clandestinos para el procesamiento de drogas. Foto cortesía.

Otro golpe a las estructuras económicas del narcotráfico asestó la Policía Nacional al capturar en flagrancia a dos personas que transportaban en un vehículo 300 kilos de permanganato de potasio, una sustancia destinada a la producción de cocaína, valorada en más de $ 60 millones en el mercado negro.

Durante el procedimiento adelantado por Unidades adscritas a la Seccional de Tránsito y Trasporte del Cesar, fueron capturados Jairo Vargas Arango y José Richard Álvarez, conductor y copiloto de un camión, donde hallaron el cargamento del químico.

La acción de la fuerza pública se hizo efectiva en un puesto de control instalado en un tramo en la vereda Santa Inés, entre el corregimiento de Aguasblancas, municipio de Aguachica, y Ocaña, Norte de Santander, por donde pretendían burlar el accionar de la fuerza pública.

El Comando de Policía del Cesar, en un comunicado de prensa confirmó el procedimiento y anunció que ha dispuesto de una serie de operativos en la red vial del Cesar, con el fin específico de cortar las rutas para el suministro y abastecimiento para la producción de estupefacientes, toda vez que es uno de los corredores viales para esta actividad ilícita.

A los dos ocupantes del vehículo les legalizaron la captura mediante audiencia pública, le imputaron cargos y el Juez con funciones de Control de Garantías les dictó medida de aseguramiento mediante brazalete electrónico.

Los capturados, el vehículo inmovilizado y la sustancia alucinógena incautada, fueron dejados a disposición de la Fiscalía Local del municipio de Aguachica, por el presunto delito de tráfico de sustancias para procesamiento de narcóticos.

“Con este resultado que genera tranquilidad a los habitantes de las zonas rurales del Cesar, trabajamos para mejorar la seguridad de los diferentes municipios del departamento”, señala el informe policial.

Por Abdel Martínez Pérez /EL PILÓN