18 abril, 2018

Lo que necesita la salud

El Centro de Estudios Económicos Regionales –CEER- acaba de presentar una nueva investigación, compilada en el libro ‘La salud en Colombia: una perspectiva regional’, que fue editado por el economista vallenato Jaime Bonet, y sus colegas Karelys Guzmán y Lucas Hann De Castro, con el que hacen una caracterización del estado de la salud en […]

El Centro de Estudios Económicos Regionales –CEER- acaba de presentar una nueva investigación, compilada en el libro ‘La salud en Colombia: una perspectiva regional’, que fue editado por el economista vallenato Jaime Bonet, y sus colegas Karelys Guzmán y Lucas Hann De Castro, con el que hacen una caracterización del estado de la salud en las regiones colombianas.

Es un buen documento que debe convertirse en la guía práctica para saber cuáles son las necesidades del sector salud en las regiones. El libro muestra, con evidencias, mejoras en indicadores de salud como la esperanza de vida y la tasa de mortalidad infantil, pero concluye que “en algunas regiones todavía persisten algunos rezagos”.

Este es un documento serio, hecho con base en la investigación y la verificación, que identifica las diferencias regionales en salud pública, como la falta de capacidad instalada y la presencia de barreras al acceso por el lado de la oferta.

Es muy acertado que pongan el dedo en la ‘llaga’, al afirmar que el sector salud en Colombia requiere una mayor profundización en el análisis regional de su problemática. Es decir, que tengan en cuenta los problemas que viven en el día a día los ciudadanos al tratar de acceder a los servicios de salud.

Recomendamos a los gobernantes, alcaldes, gobernador, concejales y diputados, incluso a los congresistas, que lean y analicen esta publicación que plantea como una prioridad en las agendas de las políticas públicas “la necesidad de que se reconozcan estas diferencias, se estudien sus causas y se propongan los mecanismos que mejoren las actuales fallas del sistema de salud”.

El contenido del libro gira en torno a cuatro líneas: la valoración o medición del estado de salud, la demanda de atención, la oferta de servicios y el gasto en salud, las cuales fueron trabajadas en 10 ensayos que se convierten en recomendaciones de política para el sector, como incorporar la dimensión regional en la política nacional de salud; fortalecer la coordinación departamental e interdepartamental de la red hospitalaria; definir una estrategia de transparencia en la gestión sectorial; establecer una visión integral de la promoción y prevención en salud, y consolidar los servicios de apoyo diagnóstico.

En conclusión, todas las recomendaciones para acabar con los paseos de la muerte, la demora en la entrega de medicamentos vitales, en la aprobación de cirugías, en la asignación de citas a tiempo, en la prestación de un servicio eficiente y eficaz, son bienvenidas.

Siguenos como @El_Pilon