Lo mataron de un ladrillazo

Los familiares de la víctima en las afueras de Medicina Legal. EL PILÓN / Judicial.

Efraín Antonio López Subero, de 55 años, hace 23 años salió de su natal San Pablo, en el sur del departamento de Bolívar, en búsqueda de un mejor futuro. Desde entonces se desempeñó en varias actividades y durante los últimos tres meses montó un puesto de comidas en el municipio de Chiriguaná, Cesar.

El pasado 7 de agosto, como todos los días, caminó desde su residencia en la calle San Antonio hacia la plaza principal, donde tenía su negocio. Ese día la jornada era normal, pero a la 1:00 de la madrugada del 8 de agosto, a pocos minutos de volver a casa, tuvo un incidente con un cliente, que le costó la vida.

“Mi papá atendía la venta de fritos cuando llegó un tipo a pedir algo de comer, pero no tenía plata; el muchacho quería arroz de pollo, empanada y otras cosas que mi papá tenía en la vitrina, pero mi papá le dijo que se alejara si no tenía plata. El muchacho se alejó del lugar, esperó a que los otros clientes se fueran y arremetió con piedras contra el puesto de fritos y cuando mi papá le pidió que se detuviera, lo que hizo fue darle un ladrillazo en el rostro”, contó Efraín López, mientras reclamaba el cuerpo de su progenitor en la morgue de Medicinal Legal y Ciencias Forenses.

La víctima inicialmente fue atendida en el hospital de Chiriguaná, pero ante la gravedad de la herida fue remitido al Rosario Pumarejo de Valledupar y luego a la clínica Cardiovascular del Cesar por problemas en el corazón, donde sufrió derrame cerebral debido al golpe que recibió el día de la agresión. El pasado sábado, los médicos confirmaron su deceso.

El caso fue denunciado ante la Fiscalía de Chiriguaná para que avance en la investigación siete días después de la fatal agresión.

“Esperamos que la ley actúe, el agresor está identificado y una persona de estas no puede andar suelta en la calle como si nada hubiera pasado”, agregó uno de los ocho hijos de la víctima.

Ayer iniciaron los trámites para el traslado del féretro de Efraín Antonio López Subero al municipio de San Pablo, donde mañana será sepultado.

El muchacho se alejó del lugar, esperó a que los otros clientes se fueran y arremetió con piedras contra puesto de fritos y cuando mi papá le pidió que se detuviera, como a dos metros, lo que hizo fue darle un ladrillazo en el rostro”: Efraín López.

Por Redacción Judicial / EL PILÓN