Las empresas que más venden en el Cesar

Lácteos del Cesar (Klaren´s), Reyes López y Compañía o (Supermercados Mi Futuro), Constructora Los Mayales, Cementos y Calizas de La Paz (Cemento Vallenato), son las empresas del departamento que más facturaron el año pasado.

Lácteos del Cesar (Klaren´s), Reyes López y Compañía o (Supermercados Mi Futuro), Constructora Los Mayales, Cementos y Calizas de La Paz (Cemento Vallenato), son las empresas del departamento que más facturaron el año pasado.

La revista Dinero dio a conocer el ranking de las empresas más grandes del país, donde aparecen algunas de la región, teniendo en cuenta la información que las empresas reportaron a la Superintendencia de Sociedades para el cierre de 2016.

En el listado de las cinco mil empresas más grandes del país figuran en el sector salud: el Hospital Rosario Pumarejo de López, HRPL, con ventas de $66.393 millones, activos de $183.522,00 millones, y utilidad neta de -$22.066 millones; el Hospital Eduardo Arredondo Daza, HEAD, con ventas de $32.431 millones, activos de $23.859 millones y utilidad neta de $189 millones, y el hospital José David Padilla del municipio de Aguachica, con ventas de $30.518 millones, activos de $35.883 millones y utilidad neta de $5.678 millones.

En el sector de palma aparecen: Oleoflores del municipio de Codazzi, con ventas de $293.914 millones, activos de $310.950 millones y utilidad neta de $2.731 millones; y Extractora Sicarare, en Codazzi, con ventas de $30.374 millones, activos de $22.156 millones, y utilidad neta de $1.698 millones. En el sector de alimentos aparece Reyes López y Cia, más conocido como Supermercado Mi futuro, en Valledupar, con ventas de $55.349 millones, activos de $19.600 millones, y utilidad neta de $700 millones.

En el sector de la construcción está la Constructora Los Mayales, con ventas de $41.451 millones, activos de $59.983 millones, y utilidad neta de $1.322. En el sector de lácteos aparece Lácteos del Cesar, con su marca Klaren´s, con ventas de $64.545 millones, activos de $27.163 millones, y utilidad neta de $1.526 millones. En productos para la construcción figura Cementos y Calizas de la Paz, con su marca Cemento Vallenato, con ventas de $31.330 millones, activos de $29.675 millones y utilidad neta de $425 millones.

En el sector de servicios públicos aparece Emdupar, con ventas de $40.594 millones, activos de $305.341 millones, y utilidad neta de -$4.725.

También mencionan a compañías mineras, que son multinacionales y pagan sus regalías. Allí destacan a: Drummond, con ventas de $4.923.659, activos de $9.285.026 millones, y utilidad neta de $253.076 millones; Prodeco, con ventas de $3.782.115, activos de $3.703.641 millones, y utilidad neta de $171.691; Cerrejón zona Norte, con ventas de $2.173.947 millones, activos de $3.744.845, y utilidad neta de $158.771, y Carbones de La Jagua, con ventas de $461.200, activos de $1.069.658, y utilidad neta de $13.734.

Infografía de EL PILÓN.
Reacciones

Las cifras antes mencionadas fueron analizadas por líderes gremiales de la región, quienes ven ‘con buenos ojos’ que empresas locales se destaquen en el ámbito nacional.

El presidente ejecutivo de la Cámara de Comercio de Valledupar, José Luis Urón Márquez, manifestó que “nos sentimos honrados que empresas del sector privado como Lácteos del Cesar, Reyes López y Compañía, la Constructora Los Mayales y Cementos y Calizas de La Paz estén dentro de las empresas más importantes del país. Es poco destacable que aparezcan empresas sector público, puesto que estas cuentan con recursos del

Presupuesto General de la Nación y del Sistema General de Participaciones”.
Agregó que “a nosotros nos interesa el sector privado, que es el que genera crecimiento económico, empleo y felicidad para los cesarenses, por lo que con mucho alborozo registramos que empresas nuestras estén entre las empresas más importantes del país y que le estén apostando a la paz como Cementos y Calizas de La Paz, que está comprometida con el proceso de reintegración en los post acuerdos de paz”.

Referente a Constructora Mayales aseguró que ha demostrado ser la empresa con mayor visión en este territorio, puesto que tuvo presente la importancia de Valledupar como núcleo regional e hizo sus apuestas en momentos de dificultad: cuando existía guerrilla, paramilitarismo, delincuencia común y bandas emergentes, donde se atrevieron, arriesgaron y hoy son muy exitosos. “Le han dado a conocer al país que Valledupar es un destino empresarial por excelencia”, acotó.

Urón Márquez reconoce el trabajo de la familia Reyes López, que ha logrado establecerse en el territorio, generando empleo, convirtiéndose en centro de acopio para que muchos campesinos de la región hagan la entrega de sus productos y a través de sus almacenes pongan los productos de la canasta familiar en manos de quienes los visitan a diario. Lácteos del Cesar la califica como una empresa emblemática del sector lácteo del Cesar, del Caribe y Colombia. “Pese a la crisis de la ganadería se han mantenido firmes, avanzando en el tema de innovación, de tecnología, logrando tecnificar el aparato productivo y posicionando sus productos en los mercados nacionales”, recalcó.

Frente a la preocupación de algunos empresarios por la recesión económica de la región y del resto del país, afirmó que “en el departamento del Cesar hay desaceleración de la economía y no crisis económica como algunos señalan. Aquí hay algunas dificultades que debemos enfrentar como los precios del carbón y del petróleo, así como el conflicto que carcome la democracia venezolana, la migración de venezolanos a nuestro territorio y el tema de seguridad”.

Por su parte, el director encargado de la Federación Nacional de Comerciantes, Fenalco, seccional Cesar, Octavio Pico Malaver, aseveró que “es muy importante que una empresa como Mi Futuro, una creación vallenata, crezca a tal punto que figure en listados nacionales, pese a monstruos que tiene al lado como los supermercados Éxito, Olímpica y Metro. Eso quiere decir que si se puede hacer empresarismo y que si hay posibilidades de hacer crecer empresas en este territorio, solo hay que hacer lo que siempre han hecho estas empresas: persistir, insistir y no desistir”.

Destacó que en la actualidad esté en manos de la segunda generación; inició con Campo Elías y ahora están al frente sus tres hijos. Recordó el génesis de esta empresa: “Campo Elías era un señor que tenía un puesto en la casa de mercado, que se fue atreviendo e inventando cosas nuevas y fue creciendo con esfuerzos propios, convirtiéndose en grandes empleadores de la ciudad, con prácticas que son saludables como una excelente política de pagos, puesto que se relaciona con una empresa que paga a tiempo a sus proveedores, que paga bien, que le interesa comprarles a proveedores de la región y que además favorece a otras empresas como tenderos”.

De Klaren’s le parece un fenómeno porque esta empresa tuvo claro desde el principio que el mundo no es solamente Valledupar. “En la ciudad tenían un lema: vallenato compra vallenato, que si bien puede influya en el mercado por el regionalismo, pero ellos cambiaron y se volvieron una compañía de talla nacional; empezaron a abrir otros mercados con innovaciones compitiendo con monstruos en el sector, como Colanta, Alpina, Parmalat, Frescaleche, entre otras”, argumentó.

Frente a la oportunidad que deben tener los inversionistas para crecer en medio de dificultades económicas, puntualizó que “no hay meses malos, las oportunidades no se presentan, hay que crearlas; la tecnología hay que generala y la gente se debe capacitar en cómo trabajar adecuadamente. Cuando uno quiere algo identifica la oportunidad, llama la atención, genera la necesidad, cierra el negocio y cumple la promesa de valor”.

Algunas de las empresas destacadas

-Cemento Vallenato: es una sociedad creada por un grupo de empresarios locales, que tiene su planta de producción en La Paz, Cesar. Nació como un jalonador de la economía y como una nueva opción de la industria de la construcción en el Cesar y La Guajira para conseguir un producto de excelente calidad fabricado en la región.
Genera más de 80 empleos directos y 200 indirectos, aportando así un grano de arena para el desarrollo social y económico de la región.

-Supermercados Mi Futuro: es una empresa dedicada a la comercialización de productos y servicios de la canasta familiar, que abrió sus puertas en 1967 en el barrio Doce de Octubre de Valledupar; dos años después pasó su negocio del Mercado Público. En 1994 tuvo la idea de cambiar la atención de mostrador por un autoservicio y se dio cuenta que los resultados fueron mejores. Hoy en día tienen cuatro sedes.

-Constructora Los Mayales: es una empresa familiar de segunda generación, creada y en Julio de 1994, por el arquitecto Rubén Darío Ortíz Martínez. Nació de la necesidad de crear soluciones y construir un proyecto de vivienda de interés social llamado Urbanización Los Mayales, conformado aproximadamente por 300 viviendas de estrato tres.

Desde su creación Constructora Los Mayales ha desarrollado proyectos como Urbanización María Camila sur, Conjunto cerrado San Pedro, Conjunto Cerrado Rincón del Villalba, Urbanización Altos del Villalba, Conjunto Cerrado María Camila Norte, Conjunto Cerrado Santa Ana I, Conjunto Cerrado Santa Ana II, Conjunto Cerrado Balcones de Santa Helena, Urbanización La Castellana, Club House, Atlantis, Conjunto Residencial Marsella Real y Conjunto Residencial La Fontana.

Por Annelise Barriga Ramírez/EL PILÓN