Las canas, entre la edad y la genética

Como la pérdida de un pigmento encargado de dar color al cabello, paso del tiempo o vejez, así se refieren las personas al ser interrogadas sobre la aparición de las canas en el cabello.

Para los estudios científicos, sin embargo sigue resultando un misterio todo el proceso que funciona tras la aparición de estas hebras blancas en el cabello.

“Considero que es una cuestión genética, porque de parte de madre y padre tengo familiares con muchas canas, a muchos les empezaron a salir a temprana edad y ahora yo también tengo algunas”, manifestó Andrea Castilla, de 24 años, y quien ya se ha tinturado el cabello en varias ocasiones con el fin de combatir la aparición de las canas.

Con relación al pigmento, la formación de melanina que es la que lo produce, se empieza a generar desde antes del nacimiento y, de acuerdo con su distribución, tipo y concentración, tiñe el cabello de forma natural. Esto ciertamente disminuye con el paso del tiempo ya que las células que componen la melanina dejan de producir pigmento paulatinamente, pero es un factor ligado tanto a la edad como a la genética.

De hecho, el tipo de canicie que se da por herencia como manifiesta Castilla es la poliosis, que en muchos casos se trata de mechones que aparecen en algunas zonas del cabello o también en las cejas y pestañas. Otro tipo de canicie es la anular que se presenta repartida en mechones del cabello, la fisiológica es la que se asocia con la edad, pues según los expertos se da por el envejecimiento natural que se produce con el paso del tiempo y la prematura que aparece antes de los 20 o 30 años provocada por diversos factores.

Entre los factores que relacionan los profesionales en tratamiento del cuero cabelludo con la aparición de las canas, en primer lugar se encuentra el proceso regular de envejecimiento natural de la persona, también se encuentra la falta de vitamina B ligada al metabolismo celular, así como se menciona el factor hereditario y el estrés que igualmente tiene efectos en el metabolismo.

Además se relacionan otras causas que influyen en los procesos químicos y el maltrato externo, producto del tabaquismo, consumo de alcohol y la falta de higiene adecuada combinada con la exposición al calor que producen la plancha y secador.

Daniela Rincones Julio / EL PILÓN
daniela.rinconesj@elpilon.com.co