14 julio, 2018

La vallenata que logró ser concejala en Suiza

Preocupada por el medio ambiente, Carmen Díaz Pumarejo se convirtió en miembro del partido político Verdes Liberales, a través del cual fue elegida como concejala de Peseux.

Carmen Díaz Pumarejo hace parte del Consejo General de Peseux desde noviembre de 2016.

La vallenata Carmen Díaz Pumarejo, nacida en el barrio Cañaguate de la capital del Cesar, dejó sus raíces en Colombia hace unos 25 años, buscando mejores oportunidades. Es así como llega a Suiza, el país que la ha visto crecer profesionalmente y donde el 27 de noviembre de 2016 se convirtió en concejala del Consejo General de Peseux, por el Partido Verde Liberal. Este es el órgano legislativo de algunos municipios de este país europeo, conformado por 41 concejales.

Peseux es una comuna suiza del cantón de Neuchâtel, situada en el distrito de Boudry.
Díaz Pumarejo es zootecnista de la Universidad Nacional de Colombia y tiene un diploma en desarrollo de la Universidad de Ginebra IUED.

En este país hace parte del Partido Verde Liberal, que es un partido político ecologista de Suiza, el cual está formado por catorce secciones cantonales: Zúrich, San Galo, Basilea-Campiña, Berna, Zug, Turgovia, Lucerna, Grisones, Argovia, Basilea-Ciudad. Soleura, Friburgo, Vaud y Ginebra.

Le Conseil Général (cuerpo legislativo) y le Conseil Communal (cuerpo ejecutivo) equivalen a los concejos municipales de Colombia.

En el cantón de Neuchatel, este órgano es el legislador municipal elegido por el pueblo, dependiendo del tamaño del municipio, que se compone de 15 a 41 miembros.

Esta mujer que se encuentra de vacaciones en su tierra natal habló en entrevista con EL PILÓN y dio su opinión sobre algunos temas de la política colombiana.

EL PILÓN: ¿Hace cuanto es Concejal en el país europeo?

Carmen Díaz: Fui elegida en noviembre de 2016, porque yo estaba en el partido pero no me había lanzado. Cuando yo llegué a Pexeus mi partido no tenía sede, sin embargo fuimos elegidos con el 20 % de las votaciones.

EP: ¿Cómo llega una colombiana a ser concejal en Suiza?

CD: Trabajando de la mano del partido. Sin ningún interés, en pro del medio ambiente. Cuando hicimos la campaña tuvimos aceptación. El partido es ecológico porque pensamos que hoy en día la parte económica no se puede desligar del medio ambiente, entonces hay que responsabilizar la economía con respecto a lo que está pasando en el mundo.

Aquí un ejemplo grande es el problema de los plásticos, que estamos empezando a consumirlo en micropartículas. En Suiza el que quiere una bolsa por pequeña que sea tiene que pagar. El principio es contaminador – pagador, es decir que el que contamina paga, y eso es algo importante. En Colombia hay que educar la gente.

EP: ¿Cómo llega al partido?

CD: Yo tenía mi inquietud de un partido mas centrista, porque creo que el centro en una país tiene un rol importante en un país. Desafortunadamente siempre es la izquierda o la derecha los que ganan, pero pienso que el centro es importante en cualquier parte, porque a partir de ahí es donde se puede dialogar, donde pueden haber los consensos y además el interés de la parte ecológica.

EP: Ya que habla de tema de izquierda y derecha, en Colombia acaban de pasar las elecciones presidenciales donde se vio marcada la polarización. ¿Qué piensa al respecto?

CD: Lo que toca mirar es hacía atrás, porque aunque la gente hable mal de Álvaro Uribe, ¿por qué la gente sigue votando por él?. Toca analizar esa situación. ¿Es acaso que la gente le tiene miedo a lo que están viendo en Venezuela, en Nicaragua?
¿Qué pasa con la izquierda latinoamericana?. A lo mejor los colombianos analizan más allá de lo que uno cree.

EP: ¿Pensó alguna vez incursionar en la política vallenata?

CD: De pronto. Cuando uno sale de la universidad y tiene tantas ideas, tantas perspectivas y cosas, pero aquí el que no tiene dinero no puede hacer política definitivamente y eso sí es delicado. Había que tener padrino, mientras que en Suiza eso no se ve. Las cosas son totalmente diferentes.

EP: ¿Qué opinión le merece el proceso de paz que se ha llevado a cabo en Colombia?

CD: Colombia necesitaba la paz pero de pronto el país vio que se le dio demasiado a la guerrilla y por eso la gente ha votado contra eso. Hubo un plebiscito donde ganó el No, pero el Gobierno hizo lo que tenía que hacer y no trabajar en consenso, que es como se trabaja en Suiza. Allá se dialogan las cosas, porque además hay una democracia directa.
Es decir que si los elegidos hacen una ley que no le conviene al pueblo, cualquier persona que quiera recoger firmas para lanzar un referendo lo puede hacer. En 100 días deben recoger 50 mil firmas para luego ir a votación, por eso allá hay votaciones seguido. Los elegidos no van a hacer lo que quieran, sino que tienen que tener en cuenta el pueblo.

EP: ¿Qué le hizo falta?

CD: Dialogar. Hay que tener en cuenta que es difícil decirle a la gente que olvide la guerra así nada más.

EP: ¿Qué le hace falta a Colombia en cuanto a políticas a favor del medio ambiente?

CD: Le hace falta bastante, incluso aquí en Valledupar que lo estoy viendo sucio. Está cada día más grande pero no sé porqué el transporte se ha convertido en un caos. No hace un estudio de impacto al medio ambiente.