La despedida de Martín Elías Díaz contada por ‘El padre del Cesar’

Antonio Murgas, exministro de Trabajo y Seguridad Social; exgobernador, conocido como el padre y fundador del departamento del Cesar.

Unas veinticinco mil personas de todos los rincones de Colombia, de Venezuela y algunas de las Antillas se aglutinan. Son quizás más o quizás menos, no importa, lo que se acata es la nostalgia tersa y honda, el lamento, el dolor profundamente humano de la muchedumbre turbada que sigue el féretro, es un sufrimiento que como dice el poema expresa otro dolor. Son las lágrimas. Es el rumor doliente que brota del espíritu de un pueblo para despedir al gran Martín Elías, uno de los hijos del canto vallenato de Francisco el Hombre y uno de los semidioses de la poesía tocada y cantada en los grandes conciertos y en los chinchorros campesinos de la lluvia.

Así lo despiden, así le dan el último adiós sus hermanos vallenatos abrazados unos a otros, su fanaticada, sus seguidores fervorosos y sus compañeros hidalgos, y todos los innominados de la gran masa popular que en Valledupar declaman sus creaciones y melodías desde el primer álbum del 2007 hasta al 2017, y todos sus cantos que nacen de la gracia montañera de los pájaros del agua, y otros de rango urbanos y modernos fusionados con los nuevos ritmos que crearon una nueva inspiración de innovación, tecnología y arte musical, que se reflejan en el CD programado para prorrumpir en el próximo mes de mayo.

Hoy están de luto y de pesadumbre el linaje humano de los Díaz Acosta, de los Díaz Maestre, la conciencia del Folklor Vallenato, y ante todo el alma de Valledupar que siente y sufre la temprana partida del gran Martín Elías. Primero, fue Martín Elías Maestre, el tío inolvidable en el año de 1979, después El “Cacique de la Junta” –Diomedes Díaz, su padre, el 22 de diciembre de 2013; y ahora “El gran Martín Elías”. Por ellos lloran inconsolables la abuela venerable Elvira Maestre, su madre Patricia Acosta, su esposa Dayana Jaimes García y la inocencia floral de sus dos pequeños párvulos: Martín Elías y Paula.

Pero además de la romería convulsa, de la muchedumbre trémula que va hasta la Cámara Ardiente, está la ofrenda floral, los afiches, las banderas, los aplausos, las aclamaciones y los vítores. Y además el viento de lluvia que se desgaja de un bosque que conoció Martín Elías. Y un cielo conturbado de nubes negras para despedir en la plataforma musical del Parque de la Leyenda Vallenata al “Gran Martín Elías” quien, en la brevedad de su vida nos regaló una firme claridad espiritual, una singular misericordia humana y un fuego interior que nos abraza a todos de cariño y nos exalta del Ángel de la Romanza Vallenata.

Y ya en la cumbre del sentido adiós de Valledupar al héroe dormido en la eternidad, los más célebres exponentes de la Leyenda Vallenata celebran ante su féretro el Sacramento Lírico Vallenato, primero rezan, lloran y cantan el mejor repertorio de las canciones y los versos del silente compañero. Es la juglaría excelsa, es el sentimiento único y memorable de Alfonso Tomás Zuleta Díaz, es la resonancia universal de silvestre Dangond; el ruiseñor del Cesar, Jorge Oñate; Peter Manjarres, el Caballero de la Tauromaquia musical; Iván Villazón, el Tenor Hidalgo; es el Mono Zabaleta; el Churo Díaz; Orlando Liñán; Luifer Cuello; Jean Carlos Centeno; Álvaro López Carrillo; Rafael Santos; el Grupo Kvrass; el Célebre Cocha Molina; es Saúl Lallemand; Iván Zuleta, “El Virtuoso del Acordeón”; y Rolando Ochoa, el “Tajo humano y melódico del inolvidable Calixto Ochoa”.

Y si algo ha conmovido y estremecido el espíritu de Valledupar en la despedida al cantante que se ha ido, es haber conocido sus inspirados versos premonitorios en el último concierto de su vida, en el amanecer de Coveñas, cuando cantándole a su padre verseó:

“A mí me duele papá, porque se fue de mi lado,
A mí me duele papá, porque se fue de mi lado,
no me voy a preocupá porque allá nos encontramos”.

Por José Antonio Murgas Aponte


Judicial

Hoy se cumplen once días de su desaparición, hecho que para sus familiares es un completo misterio.

Uno de los vehículos comprometidos en el percance es conocido en las Alta Guajira como ‘Chirrinchera’, por su informal sistema de transportar personas, con equipajes como pimpinas de gasolina, animales, alimentos y artículos varios.

El operativo que concluyó con la aprehensión de Martín López se llevó a cabo en uno de los barrios de la cabecera municipal de Codazzi.

Ver más
General

El Festival Vallenato se convierte en la mejor vitrina para los acordeoneros de distintas partes de Colombia, que buscan darse a conocer en este gremio musical.

Al aeropuerto Alfonso López Pumarejo de Valledupar llegarán 78 vuelos comerciales entre el 26 de abril y el 1 de mayo, días en los que se llevará a cabo la versión número 50 del Festival de la Leyenda Vallenata.

Un grupo de 49 acordeoneros juveniles iniciaron ayer la primera ronda del concurso interpretando paseos y merengues, por lo que hoy tendrán presentaciones decisivas con los ritmos de puya y son.

Ver más
Deportes

La bicampeona olímpica de bicicross Mariana Pajón, negó hoy diferencias personales con Nairo Quintana y lamentó la filtración de una conversación.

Ver más