Katiuska Mendoza Cotes, antes de ingresar al quirófano.

Katiuska Mendoza Cotes, antes de ingresar al quirófano.

Ayer se llevó a cabo en dos jornadas, una de las audiencias de juzgamiento a la cirujana plástica Damaris Romero, en la que se debatieron algunas pruebas ante el Juzgado Sexto Civil de Valledupar, por el sonado caso de la cantante de música vallenata, Katiuska Mendoza Cotes, que murió cuando iba a ser sometida a rinoplastia.

La vista pública tuvo lugar en una de las salas del Palacio de Justicia de Valledupar, en dos jornadas, mañana y tarde, en la que al final el togado decidió suspenderla y fijar nueva fecha para darle continuidad, sin la presencia de la procesada.

El caso se debe a la intervención quirúrgica realizada el 13 de diciembre del año 2011 en la Clínica Valledupar, donde intervino el médico anestesiólogo, Fabio Vargas. Este galeno, según se conoció habría conciliado con la familia de la artista, al igual que el centro asistencial.

En las dos jornadas, se practicaron las pruebas del perito judicial y médico forense Máximo Duque, quien indicó a través de un vídeo conferencia que, al parecer, la paciente quedó sin vigilancia del médico anestesiólogo durante varios minutos en medio de la cirugía programada, lo que pudo haber originado el fatal desenlace.

La continuación de la vista pública quedó fijada para el próximo 22 de noviembre, en la que serán presentados y escuchados otros testigos.

Por Abdel Martínez Pérez /EL PILÓN