Iván Jaramillo, director de la Unal, sede De La Paz

El nuevo Gobierno Nacional y la bancada de congresistas del Cesar se reunieron con las directivas de la Universidad Nacional, y esperan que el gobierno de Iván Duque designe los recursos para su funcionamiento el próximo año.

Poner en funcionamiento la Universidad Nacional sede De La Paz, para el primer semestre de 2019, es la recomendación final entregada por la Veeduría Ciudadana conformada por recomendación de la Contraloría General de la República.

La Gobernación del Cesar, tras superar tropiezos como falta de planeación y utilizar el doble de tiempo estipulado en la contratación inicial, terminó la obra y lista para ser utilizada, reportó al contralor Edgardo Maya Villazón el grupo integrado por el exgobernador del Cesar y abogado, Alfonso Araújo Cotes; los ingenieros civiles Emilio Araos Solano, Ernesto Altahona, Francisco Fuentes Acosta y Gustavo Gnecco; y el arquitecto Hernán Cabello Vega.

Según los veedores, la tarea no fue fácil dado que el programa de trabajo de la Veeduría siempre estuvo desfasado.

“Por lo expuesto anteriormente, esta veeduría Ciudadana recomienda que la Universidad Nacional de Colombia, sin lugar a dudarlo, podrá utilizar la sede De La Paz, iniciando actividades académicas en el primer semestre de 2019, citando a exámenes de admisión en la próxima convocatoria”, indica el documento enviado a Maya Villazón.

Los veedores precisaron que “en reunión de la Veeduría con el delegado de la rectora de la Universidad y la Interventoría, sin la presencia de los contratistas, pero sí con la del secretario de Infraestructura, quedó claro que la obra está terminada 100 %”.

El contrato de ejecución, con más tropiezos que éxito, fue puesto en marcha desde el 23 de agosto de 2013, con un plazo de terminación inicial de 18 meses, establecido por Luis Alberto Monsalvo Gnecco. La contratista fue la Unión Temporal Uninal Cesar, integrada por JV Ingenieria Ltda, Vera Construcciones Sucursal Colombia y Benjamín Tomás Herrera Amaya, que no cumplió.

La inversión para esta sede fue de la siguiente manera: inicialmente se destinaron $38.388.365.865, luego le adicionaron $13.318.449.313 y finalmente $4.800.000.000, para un total del contrato de $56.506.815.178.

La finalidad de la veeduría era garantizar la terminación de la obra a través del seguimiento permanente de profesionales con idoneidad y amplia experiencia, explicó la Contraloría.

Espaldarazo
En una reunión entre representantes del nuevo Gobierno Nacional, congresistas de la región y las directivas de la Universidad Nacional, encabezadas por la rectora Dolly Montoya Castaño, se conoció el apoyo para la sede De La Paz.

El encuentro también arrojó que, además de la ciencia y la tecnología, las artes y las humanidades formarán parte del enfoque de esta nueva sede, ubicada en el kilómetro 13.5, en la vía Valledupar – La Paz.

Dolly Montoya Castaño consideró que la universidad debe aprovechar la riqueza en recursos y las oportunidades de la región, para lo cual espera trabajar de la mano con las diferentes entidades de Estado y de la Universidad Popular del Cesar.

“En las próximas semanas recibiremos la sede De La Paz para iniciar actividades académicas, por eso el Gobierno Nacional debe cumplir con el presupuesto que permitirá contratar a los profesores; para ello, la bancada de congresistas del Cesar se han comprometido a apoyar a la universidad en el acercamiento con el nuevo Gobierno”, afirmó Montoya Castaño.

Mensaje a lo vallenato
El viceministro de Hacienda, el vallenato Luis Alberto Rodríguez, señaló que el Gobierno de Iván Duque tiene la voluntad para consolidar el proyecto de la Universidad Nacional en el municipio de La Paz, a partir del presupuesto que permita abrir el campus.

“Tenemos toda la disposición de apoyar los proyectos de las universidades públicas con las regiones. Cualquier iniciativa que promueva la educación y que fortalezca la movilidad social son bienvenidas”, afirmó el viceministro Rodríguez.

Garantizar el funcionamiento de la sede y poner en marcha el campus es uno de los grandes desafíos no solo de las directivas, sino también del Gobierno, por lo cual se espera que en octubre próximo se cuente con los recursos para que la sede comience lo antes posible. De ser así, se tiene previsto que para el primer semestre se cuente con más de 300 estudiantes, indicó la Universidad Nacional en comunicación enviada.

“Como egresado de la Universidad Nacional es un honor formar parte de esta etapa de la sede De La Paz, por eso esperamos concretar en los próximos meses los recursos para su funcionamiento”, destacó Luis Alberto Rodríguez.

EL PRIMER RECTOR DE LA SEDE

Iván Jaramillo Jaramillo, bogotano, ingeniero electrónico de la Universidad de los Andes, magister en Sistemas y Computación. Desde 1990 es profesor de la Unal en Bogotá, es el primer rector de la sede De la Paz.

Jaramillo Jaramillo confirmó que la obra está a punto de ser entregada: “Para este segundo semestre se espera terminar de dotarla para que entre a funcionar en el primer o segundo semestre de 2019”. Asimismo se espera que la oferta académica se amplíe con la llegada de nuevos programas de posgrado y grupos de investigación.

Jaramillo, aseguró que la universidad quiere apostarle a un campus totalmente digital, pero también comprometido con el medioambiente. Por ello, para garantizar su sostenibilidad, se espera que en la primera fase se instalen los primeros paneles solares, y además iniciar un proyecto de tratamiento de agua y residuos sólidos.

Por su parte, Ricardo Andrés Urbáez, asesor del despacho de la Gobernación del Cesar, manifestó en dicha reunión que la consolidación de la obra es una de las prioridades de los cesarenses, puesto que los beneficios que trae su apertura beneficia no solo a los jóvenes sino a la población en general, con las creación de nuevos empleos.

Por último, el representante a la Cámara por el Cesar, José Eliécer Salazar, reiteró que la educación siempre ha sido un compromiso de la bancada cesarense y por eso buscarán garantizar el presupuesto para su funcionamiento. “Estamos dispuestos a trabajar junto con la rectora y su equipo directivo por el bienestar y el desarrollo de la nación que necesita de esta importante institución”, destacó el congresista.

A partir de ahora, la Alcaldía de Valledupar y la Gobernación del Cesar tienen la obligación de plantear soluciones para el transporte intermunicipal, teniendo en cuenta que la capacidad de esta sede es para 2.400 estudiantes por jornada.