Fecha 31 octubre 2012



“Me protegió la Virgen del Carmen”: Diomedes Díaz




Por: Juan Rincón Vanegas

juanrincónv@hotmail.com

Desde la habitación 401 de la Clínica del Cesar, se escucharon las palabras de Diomedes Díaz, y fueron para la Virgen del Carmen que lo salvó nuevamente de cualquier peligro y continúa con vida, en esta ocasión con motivo del accidente que dejó destrozado su vehículo al estallársele una de sus llantas, en vía entre Valledupar y Badillo.
“La Virgen del Carmen me protegió y sigo con vida hasta nueva orden”, expresó Diomedes Díaz, quien habló a través del celular de su representante José Zequeda, donde explicó sobre el accidente donde salió bien librado al sufrir fracturársele la séptima costilla izquierda y recibir golpes leves. “Salí bien librado y nada más y cero especulaciones”, dijo El Cacique de La Junta.
Seguidamente, al recordarle su canción ‘Cuando me muera’ donde dice que “según el último diagnóstico médico, por ahora la muerte tendrá que esperar, tendrá que esperar”, dijo: “lo que dije en mi canción se está cumpliendo al pie de la letra, solo Dios sabe cuando me llama, pero por ahora no es”.
En la mencionada canción Diomedes Díaz, también sienta las bases de lo que será su despedida de la vida al indicar: “cuando muera que entierren mi cuerpo y afuera dejan mi nombre, pero el día que Diomedes se muera solo queda la fama en la calle”.
Diomedes recordó que apenas acaba de cumplir 55 años y que su protectora, La Virgen del Carmen, lo guardará por muchos más para su bienestar y disfrute de su inmensa fanaticada. “Le agradezco a toda mi fanaticada porque desde mi lecho de enfermo he sentido la fuerza de sus oraciones. Que sigan orando por mí, porque Diomedes los quiere, con mucho gusto”.
Diomedes Díaz, indicó que la atención ha sido buena y resaltó al médico Rubén Sierra, que ha estado a su lado y le da todo el ánimo. “No más siento un dolor me ponen un analgésico, me calmo y hasta me duermo”.
“Según el parte médico estará dos o tres días en la Clínica y luego regresará a su casa para su completa recuperación, lo que indica que por ahora las presentaciones que tenía previstas en Colombia y el exterior están suspendidas”, indicó su representante José Zequeda.
“Diomedes Díaz sigue como un roble, firme y no lo tumba ni la fuerte brisa”, dijo un seguidor por una estación radial de Valledupar”.
Al final se vuelve a repetir la frase que ha identificado a Diomedes Díaz en su carrera musical: “Virgen del Carmen, déme licencia señora, que lo demás lo arreglo yo”.
De todas maneras, en este nuevo episodio de la vida de Diomedes Díaz que se convirtió en noticia nacional e internacional, se recuerda aquella Virgen del Carmen que le regaló Juancho Roís. Ese obsequio sirvió de base para un canto, ‘Un canto celestial’ donde dice que esa imagen la llegó para su pueblo Carrizal. Y esa Virgen volvió a bendecir al ‘Cacique de La Junta’.
Las referencias a su patrona en Diomedes han sido constantes y esa misma fe se la ha inculcado a su fanaticada que cada 16 de julio la veneran en distintos puntos del país y hasta en el exterior.
En muchas ocasiones los versos de Diomedes Díaz, han sido dedicados a su Virgen del Carmen querida y ella nuevamente lo protegió en el momento justo.

Yo me siento entusiasmao
Que perdone Jesucristo,
quiero sé ese muchachito
que tu cargaí abrazao.

Palabras del verseador
de ese que canta bonito,
yo no soy el muchachito
yo soy el hijo mayor.

Le huye a la muerte


En los cantos y en distintas entrevistas Diomedes Díaz Maestre, siempre ha tocado el tema de la muerte y sus respuestas han sido de rechazo a ese mandato divino. Esas respuestas llaman la atención, y así las diga como las diga, sus seguidores se las celebran.
En una memorable entrevista, Ernesto McCausland le preguntó sobre la muerte y sin pensarlo mucho dijo: “A mí la muerte me afectaría, porque no sé para donde voy. A diario pienso en la muerte. No quiero morirme, le saco el cuerpo a cada ratico. Si fuera que yo supiera que de verdad uno sirviera más muerto que vivo, me muriera hoy. Enterrao, abajo de la tierra y con estos calores que hacen ahora. No me gustaría morirme, ni de viejo. Por cierto, que cuando yo llegue a viejo, ya la ciencia estará un poco avanzada y esa es la esperanza mía”.

Le agradezco a toda mi fanaticada porque desde mi lecho de enfermo he sentido la fuerza de sus oraciones. Que sigan orando por mí, porque Diomedes los quiere con mucho gusto”.






General

La Secretaría de Salud cerró por un periodo de ocho días el motel Venus por tener la mayoría de sus colchones dañados.


Entretenimiento
Deportes