Hoy es el Día Mundial del Cáncer de Renal

La incidencia mundial de cáncer renal es una enfermedad grave que afecta a cientos de miles de personas en todo el mundo. Puesto que los riñones son órganos que están ubicados a cada lado de la columna vertebral, arriba de la cintura y están compuestos por túbulos que filtran y limpian la sangre, los cuales se encargan de eliminar los productos de desecho y producir la orina.

El cáncer renal representa entre el 2 % y el 3 % de todos los cánceres, siendo su incidencia máxima en los países occidentales.

Los factores de riesgo para el desarrollo de esta enfermedad están asociados con hábitos de vida como tabaquismo, obesidad, hipertensión arterial, hepatitis, consumo crónico de analgésicos y litiasis renal (cálculos renales). De igual forma, como en el caso de otros tipos de cáncer, el hecho de tener un familiar de primer grado con cáncer de riñón, puede aumentar las posibilidades de desarrollar la enfermedad.

El doctor Ray Manneh, oncólogo genitourinario afirma que “el cáncer renal es más frecuente en varones que en mujeres; los datos evidencian una incidencia de 2,7 x 100.000 habitantes en varones y de 1,9 x 100.000 habitantes en mujeres. No hay cifras certeras comparativas que muestren un aumento o control del alcance de la enfermedad en Colombia, sin embargo se estima que a nivel mundial la tendencia a sufrir cáncer renal ha aumentado en un 20%, en los últimos años”.

Cabe destacar que la mayoría de los casos de cáncer de riñón no presentan síntomas. Sin embargo cuando aparecen algunos signos de alerta, suelen atribuirse de forma errónea a otras causas, como una infección de orina o una punzada muscular. En la actualidad, “más del 50% de los cánceres renales se detectan de manera fortuita al emplear pruebas de imagen para investigar diversos complejos sintomáticos inespecíficos”, por lo que el especialista explica que “el acceso a estudios de imagen realizados con otro propósito permiten diagnosticar esta enfermedad en fases tempranas, lo que proporciona una sustancial mejoría en la tasa de supervivencia de los pacientes”.

Finalmente, el oncólogo genitourinario Manneh señala: “para que los pacientes puedan tener un tratamiento adecuado de la enfermedad y a su vez puedan acceder a las múltiples opciones de tratamiento, se debe trabajar bajo un modelo multidisciplinario, donde se involucren no sólo los oncólogos clínicos por su experticia en el manejo de esta enfermedad, sino urólogos oncólogos, radioterapeutas, médicos especialistas en dolor y cuidados paliativos, farmacólogos, psicólogos y trabajadores sociales”.