Estos son los Gatos que se han hecho famosos en internet

Foto: capture de Youtube.

La pregunta ¿eres más de gatos o de perros? es de las más comunes, y su respuesta varía de acuerdo con la persona. Sin embargo, en Internet hay un claro ganador: mandan los gatos. Conocidos como ‘catlebrities’, muchos de ellos son auténticas estrellas de la red.

Los mininos no solo cuentan con redes sociales felinas pensadas para que sus dueños orgullosos les puedan crear un perfil donde compartir todas sus proezas, sino que causan furor en las redes sociales humanas. Para la muestra… muchas fotos.

A sus 6 años, Nala es muy popular en Instagram (@nala_cat), donde tiene casi 3,5 millones de seguidores. Sube varias fotos al día, que alcanzan rápidamente las decenas de miles de ‘me gusta’ y reciben diversos comentarios de sus fans. Tal vez sea por su expresión juguetona.

No es la única minina que arrasa en esta red social. A Tardar Sauce, conocida como Grumpy ‘la Gruñona’ y famosa por protagonizar diversos memes, la siguen más de 2 millones de personas a través de su perfil de Instagram (@realgrumpycat). Basta con ver su cara para entender su apodo. Incluso la revista estadounidense Forbes la llevó a su portada y le dedicó una entrevista.

Grumpy ha inspirado desde tazas hasta prendas de ropa, como una camiseta que, desde hace poco, ocupa las perchas de la gigantesca cadena Primark. Tiene también su propio libro y hasta una película.

Lil Bub (@iamlilbub) es otra de las gatas más famosas de la red fotográfica. Tiene entre sus seguidores a un millón y medio de instagramers. La gatita, que padece enanismo, ha incentivado muchas donaciones a Pet Finder (https://www.petfinder.com/).

La imagen de la adorable Lil Bub también aparece en vestimenta variada, bolsos, postales y pegatinas, entre otros muchos productos.

Muy cerca se queda Venus (@venustwofacecat), una minina famosa por su rostro de dos colores distintos que llama la atención, y que ya supera el millón de seguidores en esta red gráfica.

Los hay que, sin tener tantos seguidores en Instagram, son igualmente famosos. Es el caso de Choupette (@choupettesdiary), mascota del diseñador de moda Karl Lagerfeld. Roza los 100.000 seguidores en Instagram, una cifra elevada, pero lejos de los millones de sus otros compañeros felinos. Sin embargo, ha participado en varios proyectos de moda, belleza y cosmética, y ha sido portada de Vogue.

Mire aquí el vídeo de la gata que toca el piano.

El canal de Nora tiene miles de suscriptores.

Los ‘youtubers’

Tiene casi 80 millones de visitas, una cifra que aumenta constantemente, y no se trata de un video de El Rubius o Auron Play, ni siquiera del último videoclip de Justin Bieber. La cifra la aporta el video de una gata a la que le hacen consquillas, titulado Surprised Kitty.

La plataforma YouTube ha servido para dar visibilidad, incluso, a gatos del pasado. El famoso video del Keyboard Cat, en el que un gato hacía sonar un teclado musical, se grabó en los años 80, pero ha alcanzado su popularidad en la era de internet, con visualizaciones que van más allá de los 47 millones.

No es el único gato famoso por tocar este instrumento. Nora, la gatita pianista, tiene su propio canal de YouTube (Nora the piano cat) con más de 16.000 suscriptores, y algunos de sus videos alcanzan los 10 millones de vistas.

La instagramer Grumpy también tiene su espacio en la red de videos; uno de ellos supera las 20 millones de visualizaciones.

Hoteles y cafés exclusivos para ellos

Parece que los gatos no llevan una vida de perros. Para ellos se han creado, incluso, alojamientos de lujo, como el hotel Catzonia, en Kuala Lumpur (Malasia); la Gatosphera de Madrid o el Ings, en Yorkshire del Oeste, Inglaterra.

Los bares felinos se inspiran en un modelo de establecimiento recurrente en Japón, como el Temari no Ouchi, de Tokio, que ya está en diversas ciudades del mundo: La Gatería, en México D. F.; el Totnes Cats Cafe, en Devon, Inglaterra; La Gatoteca, en Madrid; el Cat Cafe Neko no Niwa, de Singapur; el Cat Town, en Oakland (EE. UU.); el Museo del Gato de San Petersburgo (Rusia) o Le Café des Chats, en París, donde los amantes de los gatos pueden llegar con ellos.

EFE


Judicial

Hay conmoción en Valledupar por el asesinato del arquitecto Jaime Soto Guerra, de 54 años, reconocido empresario de la construcción en la ciudad

Un cazador murió al caerle una gigantesca roca que se desprendió cuando trataba de sacar un ñeque (agutí centroamericano, animal de monte muy apetecido por su carne) de una cueva, en predios de la finca La Esperanza, ubicada en la vereda La Caldera, corregimiento de Ayacucho, jurisdicción del municipio de la Gloria, sur del Cesar.

Una pista de aterrizaje clandestina utilizada por narcotraficantes para enviar cargamentos de cocaína a la Costa y luego transportarlos en lanchas rápidas por el mar Caribe, fue descubierta por funcionarios de Dijín de la Policía y la DEA (Administración para el Control de Drogas).

Ver más
General

La tecnología hoy es aplicada para ayudar a preservar el río Guatapurí, a través de una aplicación móvil y plataforma web denominada Reforest, herramienta que se puede utilizar para la optimización y el seguimiento de la reforestación dentro de esta cuenca.

El organismo de control realizó una inspección al lugar la cual arrojó “un balance de mucha preocupación”, según advirtió Omar Contreras Socarrás.

Ante las fuertes críticas que surgieron por la discusión que ocurrió en una sastrería de Valledupar, en la que un extrabajador del fallecido cantante junto a su esposa, sostienen una pelea con Dayana Jaimes

Ver más
Deportes

Aquel escenario que un día fue guarida de drogadictos y delincuentes pasó a ser espacios de recreación y deporte. La cancha ‘Guzmán Quintero Torres’ del barrio Los Fundadores se convirtió en una alternativa en el rescate de algunos jóvenes consumidores de alucinógenos

Ayer cerró con broche de oro al ser la más veloz en la prueba de los 100 metros. El lunes se había colgado la medalla de plata en los 500 metros.

La patinadora vallenata fue la más rápida gracias a los 26 segundos con 25 centésimas que empleó en los 300 metros contrarreloj individual.

Ver más