El Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales (Ideam) presentó su informe Estado de los Glaciares Colombianos. En el informe, que cuenta con datos recopilados durante el período 2016-2017, se evidencia que desde 2010 el área glaciar nacional se redujo en 8.4 kilómetros cuadrados. Y muestra la situación crítica del Volcán Nevado Santa Isabel, pues en tan solo 2 años perdió el 37 por ciento de su área, un suceso que nunca antes había ocurrido en tan poco tiempo. Podría desaparecer en 10 años, aproximadamente.

Según indicó Ómar Franco, director del Ideam, el derretimiento de los nevados es un proceso natural y complejo al que no es fácil hacerle seguimiento. La información obtenida por el Ideam “es un balance que debe hacerse de forma minuciosa, rigurosa que el país debe conocer”, afirmó el funcionario.

Colombia cuenta con 6 nevados en todo su territorio nacional: 2 sierras nevadas (El Cocuy y Santa Marta) y 4 volcanes nevados (Ruiz, Santa Isabel, Tolima y Huila). Durante los últimos 2 años, se extinguió el 5,8% del área glaciar colombiana total conformada por estos ecosistemas. Ello corresponde a la desaparición de 2,3 kilómetros cuadrados.

En general, los nevados colombianos continúan con tendencia al derretimiento, aunque cada uno a su propio ritmo. Las razones son múltiples, como su especial sensibilidad a las condiciones climáticas mundiales, regionales y locales; la escasa precipitación de nieve; su altitud específica y su cercanía o ubicación en zonas volcánicas activas.

Contrariamente al Santa Isabel, la Sierra Nevada El Cocuy o Güicán -el glaciar más extenso del país- permanece relativamente estable con un ritmo de pérdida anual de su glaciar de 4,8% desde 2017. Ello gracias a las abundantes precipitaciones de nieve de las que ha podido disfrutar.

Por su parte, los volcanes nevados Ruiz y Tolima, incrementaron su tendencia de pérdida de área a 7% entre 2016 y 2017. Y la Sierra Nevada de Santa Marta mantiene una pérdida de 5.5%. Por último, el Volcán Nevado del Huila continúa con una disminución de 2,7% a pesar de su actividad volcánica.

Desde 1994 el Ideam hace presencia en cada uno de estos ecosistemas para tomar datos, lo que permite contarle al país y al mundo cómo se registra el proceso glacial del país. “Gracias a este esfuerzo de tantos años, hemos logrado ingresar a la estadística mundial, al cálculo de retroceso glacial global”, afirmó Franco. Ello quiere decir que los datos son homologados a nivel internacional, y el país es parte de un ejercicio que se hace a nivel global.

Con esa pérdida, el área de glaciares en Colombia es solo de 37 kilómetros cuadrados. El deterioro de estas zonas del país haría que dentro de 50 años no exista ningún nevado en el país.

La importancia de los glaciares en el planeta es importante, ya que son masas de hielo que están en la tierra y se encargan de regular el clima, además de influir en aspectos meteorológicos e hidrológicos.

Por su parte, el ministro de Ambiente, Luis Gilberto Murillo, indicó que se deben buscar responsables por el deshielo de los glaciares y aseguró que hay países que quizá no están cumpliendo el Acuerdo de París, que es una responsabilidad que tomaron las naciones para proteger el medio ambiente. Comentó que Colombia está al día con el cumplimiento de dicho acuerdo, y explicó que entre sus labores está la de ampliar el número de áreas protegidas, teniendo en este momento 43 millones de hectáreas.