El vigilante que muestra otra cara de Lorenzo Morales

Por ahora la fundación solo cuenta con ocho balones y algunos conos, pero se hacen necesarios más implementos deportivos y meriendas para los niños.

Manfred Rodríguez Osorio es un valduparense de 31 años que hace un tiempo se encontraba desempleado y buscando una orientación sobre qué hacer. En ese momento vio la necesidad que tenían los niños que buscaban un espacio para jugar y tener esparcimiento en la urbanización Lorenzo Morales, sur de Valledupar, donde reside.

Así fue naciendo la fundación que a día de hoy ha constituido en toda regla junto a su esposa Yiliney Quiroz y que lleva por nombre Yenily, como su hija de cinco años.

Actualmente son ochenta niños y jóvenes entre los seis y veintidós años que reciben entrenamiento los días lunes, miércoles y viernes.

“Antes de enseñarlos a ser deportistas estamos para tratar de ver las necesidades que tienen a nivel personal, de salud o física, algunos no tienen dónde dormir. Independientemente hemos nacido para inculcarles valores y principios para que a futuro sean buenas personas para Valledupar y Colombia”, explicó Rodríguez.

Sin embargo, ha sido poco el apoyo que ha recibido esta fundación, solo algunas personas se han vinculado con la donación de uniformes. Con relación a esto, Rodríguez Osorio, pide colaboración a cualquier entidad ya sea de carácter público o privada y personas independientes que puedan hacer algún aporte. Este líder social ha conformado con otros compañeros con los que prestó servicio militar, un grupo de vigilancia nocturna privada que hace rondas por los barrios Ocho de Diciembre, Las Cabañas, Alamos 1, San Francisco, Villa Olga, Sabanas del Valle, con lo que obtienen su sustento diario y el de la fundación.

Daniela Rincones Julio / EL PILÓN
daniela.rincones@elpilon.com.co