El tráfico en UPC Sabanas, es todo un caos

Como crítica y peligrosa fue calificada la situación del tráfico que se registra al frente y al interior del Campus Universitario de la Universidad Popular del Cesar, UPC, sede Sabanas en horas picos, de lunes a sábado, en donde se forma un verdadero caos vehicular al momento que los estudiantes ingresan y salen del claustro de educación superior, por cuanto los taxistas y mototaxistas esperan con ansiedad a sus pasajeros para el recorrido respectivo.

La comunidad estudiantil vive uno los peores momentos entre las 11:45 de la mañana y 12:30 del mediodía, al igual que desde las 5:45 a 6:30 de la tarde, cuando se confunden los peatones con vehículos y motocicletas, que para salir del sector se requiere de un gran tiempo, mientras van evacuando los vehículos que transportan a los universitarios y de quienes pasan por ese mismos lugar a los horarios señalados.

Según denunciaron algunos estudiantes, es tanto el afán de los motociclistas en busca de sus pasajeros, que a veces hasta intentan ingresar a los salones de clase para sacar a las personas, burlando el sistema de seguridad de la entrada y la del interior de la sede universitaria, hasta donde es restringido el paso a personas particulares y ajenas a la institución.

Los estudiantes que salen de clases en medio de la multitud, deben estar atentos a cualquier movimiento sospechoso, toda vez que hasta allí llegan personas que aprovechan esa multitud, para cometer atracos, hurtar teléfonos celulares e inclusive los bolsos con los libros de los universitarios, al igual que bicicletas y motocicletas, algunas de ellas sacadas de los patios de la universidad, propiedad los profesores y de los estudiantes que confían en la seguridad diseñada allí.

Sostienen algunos universitarios que una de las soluciones a los trancones que se registran en ese lugar, es la construcción de un puente peatonal y la presencia permanente de la Policía de Tránsito para el control de los carros y motocicletas, cuyos conductores se amontonan y se cruzan los unos a los otros al frente del claustro universitario, a la espera de sus pasajeros.

Al peligro inminente de los estudiantes se le suma el exceso de velocidad con el que transitan los conductores de vehículos particulares, que pese a la existencia de reductores de velocidad en ambos carriles, los conductores hacen caso omiso a ellos, poniendo en riesgo la vida de los peatones que atraviesan la avenida Fundación.

“Aquí en ocasiones llegan agentes de la Policía de seguridad a tratar de regular el tráfico, pero ellos noson los indicados para esa actividad de mejorar el flujo automotor”, señaló uno de los taxistas que a diario se estacionan en la bahía de la universidad.

Fuentes autorizadas de la Secretaría de Tránsito de la ciudad indicaron que ejercerán el control respectivo para permitir una mayor movilidad en ese sector de la capital del Cesar, dada las molestias e incomodidades de los vecinos y conductores que transitan por ese lugar.

Puntos de vista

David Machado Ospino, mototaxista. “Es preocupante la movilidad en horas pico en ese este sector, nosotros tratamos de organizarnos para evitar el caos vehicular, pero es mucho el flujo de estudiantes, carros y motos”.

Carol Armenta Bermúdez, estudiante. “Es algo impresionante lo que aquí se forma y a veces, uno no sabe ni qué hacer con tanta aglomeración de carros, motos y vendedores ambulantes. Hay que hacer algo por mejorar la movilidad”.

Gerardo Villafañe Sierra, vendedor de frutas.”Los estudiantes se ven abocados al peligro de que los atropelle un carro, porque es demasiada la congestión vehicular. Aquí hay que estar muy atentos, porque de cualquier lugar sale un carro o una moto”.

Luis Carlos Baquero Vega, taxista. “La Policía llega aquí a evacuar a los taxis, entonces no hay quien transporte a los estudiantes. Ya ellos nos conocen nos tienen confianza y se montan sin ningún problema. Nosotros estamos estacionados en la bahía y no torpedeamos la movilidad por la avenida”.