El Callejón de la Purrututú, un espacio cultural en el viejo Valledupar

El callejón de La Purrututú ‘se vestirá’ de cultura en los días del Festival.

Teniendo en cuenta que Valledupar es historia, folclor y personajes que merecen ser contadas a propios y foráneos, en el marco del Festival de la Leyenda Vallenata, dos mujeres emprendedoras (Yeraldine Hernández Sanguino y Michel Comas López) idearon ‘Vive Valledupar’, un espacio en el callejón de la Purrututú donde se podrá ahondar sobre aspectos desconocidos de la capital del Cesar.

La idea de la iniciativa que inicia hoy hasta el 30 de abril, desde las 10:00 a.m. a 5:00 p.m., es dar a conocer detalles de los mitos, leyendas y monumentos de la región. Para ello tendrán escenificaciones de la señora Purrututú atendiendo en su casita de bahareque, a cargo de una de sus bisnietas; Farid Ortiz, un joven con una fisionomía similar a la de este cantante; Escalona, ‘La Carpa’, ‘El negro’ Alejo Durán, entre otros, quienes estarán como ‘clones’ pedagógicos para relatarles a los visitantes pormenores de la vida y aporte a la región de los personajes que encarnan.

Asimismo habrá city tours culturales amenizados con un CD de parrandas e historias vallenatas, que contiene seis temas interpretados por mujeres.

Museografía

En uno de los patios del callejón en mención habrá una museografía con fotos de Carlos Vives desde que estaba pequeño hasta sus épocas juveniles, material suministrado por la nana del artista samario (Inocencia Araújo Socarrás), quien crió al papá y a su hijo en el Viejo Valledupar; ella nunca se casó ni tuvo hijos, por lo que se dedicó a criar niños. “Las fotos, revistas y afiches que tenemos nos los suministró un familiar de la nana; es un baúl de recuerdos que le dio la mamá de Carlos Vives a la nana, quien fue nombrada en varias canciones del artista samario”, aseveró Hernández Sanguino.

Por su parte, Comas López explicó que en la museografía encontrarán detalles de Carlos Vives y del maestro Andrés ‘El Turco’ Gil, quien ha formado a varios reyes vallenatos y que goza de gran prestigio en el mundo musical.

“Para conseguir los elementos que se expondrán Yeraldine se ‘le metió al rancho’ de amigos de estas personalidades del folclor vallenato y a personas de edad con algún vínculo con estos artistas”, indicó.

Cabe anotar que la nana de Carlos Vives vivió en el callejón La Purrututú, cuyo nombre evoca a una mujer que llegó a Valledupar en la Guerra de los Mil Días, vendiendo petróleo, tabaco y carbón, quien llamaba a las palomas “purrú, purrú”, por lo que sus conocidos la denominaron La purrututú.

“No tuvimos apoyo de la Alcaldía de Valledupar, pese a que lo solicitamos en varias oportunidades, todo fue el producto de manos de amigos. Aún recibimos ayuda de empresas privadas y públicas, así como de personas particulares para hacer una ruta pedagógica de los artistas”, subrayó Yeraldine Hernández.

Annelise Barriga Ramírez / EL PILÓN