Drama de niño venezolano que busca a su madre en Valledupar

Álvaro Villalobos Finol, un menor venezolano que busca a su mamá en Valledupar.

Sus noches son inciertas. La brisa que retumba en un árbol de mango en las estrechas calles del Cañahuate, es cómplice de su drama, mientras saca de un jean sucio y desteñido su celular de baja gama. Lo revisa cada dos o tres minutos esperando leer una buena noticia.

Sus labios destellan de la resequedad. Sus ojos brillan del desespero o tal vez por los días que lleva sin alimentarse bien, pues la caridad le sonríe en cada esquina o en cada lugar en donde llega preguntando por su madre.

Un periodista es testigo de su drama, el mismo que mira a sus ojos como queriendo indagar por la realidad de lo que dice el niño de 15 años. Un billete de cinco mil pesos se convierte en un aliciente para su tragedia. Álvaro Villalobos Finol llegó desde Maracaibo con la esperanza de encontrar a su madre; sus ahorros comienzan a escasear. Su ilusión está intacta, mira de un lado para otro, mientras se arrecuesta a un muro sucio y rústico en frente del Palacio de Justicia para contar su historia.

“Mi mamá se llama Silvia Villalobos y trabaja acá en Valledupar, siempre hablábamos por Whatsapp, pero desde hace tres meses no hablo con ella, no me salen los mensajes y el celular sale siempre apagado. Yo llegué hace una semana a Valledupar y desde entonces duermo en la calle, en donde me coja la noche”, aseguró el menor, quien en Maracaibo se ganaba la vida como ayudante de un bus.

“Ahorré mucho para venir a buscar a mi mamá, pero siento que cada día voy perdiendo las esperanza”, lamentó el niño venezolano, mientras recibía un billete de cinco mil que le regaló el periodista que lo abordó.

El flagelo

Como él muchas personas del vecino país llegan a Colombia huyendo de la pobreza económica de Venezuela. Otras llegan a trabajar y algunas a sembrar el terror en las calles de la capital del Cesar. El problema sociológico va aumentando sin control, cada día hay más venezolanos, no solo en la ciudad, sino en Colombia.

Una bolsa plástica, que aparentemente contiene dos suéteres y un pantalón, es su principal equipaje; a medida que cae la noche, los ojos de Álvaro parecen bañarse en lágrimas, mientras sutilmente arranca una hoja de un árbol de matarratón que está a su alrededor. Para facilitar el reencuentro del menor con su madre, se publica el número celular de Álvaro Villalobos: 323 4309920.

La llegada de miles de venezolanos y de colombianos, que habían vivido por décadas en Venezuela, no es un secreto en los últimos años, pero tal vez lo que todavía el país desconoce es la magnitud de este fenómeno social que ya se convirtió en la migración más alta de nuestra historia.
En noviembre de 2017, en un procedimiento de control y verificación que se efectuó en varios negocios de estética y belleza, realizado por la Policía de Turismo y Patrimonio y Migración Colombia en Valledupar, fueron encontradas seis personas de nacionalidad extranjera, quienes no reunían la documentación exigida para su permanencia en Colombia.

Cinco hombres y una mujer, no presentaron ningún tipo de documentos que legalizara su estancia en la capital del Cesar, como pasaporte, permiso especial de permanencia o visa de trabajo, por lo que fueron trasladados por agentes de la Policía a las oficinas del Centro Facilitador de Servicios Migratorios de Migración Colombia en Valledupar.

Las cifras

Jairo Almanza Maldonado es un líder de venezolanos en Valledupar, quien asegura que en este lado de la frontera hay muchos migrantes que han sentado sus residencias de manera irregular, “estimamos que las cifras han aumentado en un 30% respecto al primer semestre de 2017”.
EL PILÓN conoció que el año pasado fueron deportados 275 venezolanos que estaban de manera irregular en el departamento del Cesar y otros 12 fueron expulsados por estar involucrados en algún delito.

Según el Centro Facilitador de Servicios Migratorios de la capital cesarense, en el departamento durante 2017 fueron deportados 275 venezolanos por estar ilegalmente en Colombia, 12 más resultaron expulsados por incurrir en algún tipo de delito y hubo un repatriado.
Entre tanto, el director General de Migración Colombia, Christian Krüger Sarmiento, aseguró en una entrevista publicada por El Tiempo, que finalizando el 2017 en el país se encontraban más de 550 mil venezolanos. Esto significó un aumento cercano al 62 % respecto al mismo informe presentado a mediados del año pasado.