¡Dos Caras de la misma Moneda! Parte I

Un científico, que vivía preocupado con los problemas del mundo, estaba resuelto a encontrar los medios para aminorarlos. Pasaba sus días en su laboratorio buscando respuesta para sus dudas. Cierto día, su hijo de siete años invadió su santuario, decidido a ayudarlo a trabajar. El científico, nervioso por la interrupción, le pidió al niño que fuese a jugar a otro lado. Viendo que era imposible sacarlo, el padre pensó en algo que pudiera entretenerlo. De repente se encontró con una revista, en donde había un mapa con el mundo, justo lo que precisaba. Con unas tijeras, recortó el mapa en varios pedazos y junto con un rollo de cinta, se lo entregó a su hijo diciendo: “Como te gustan los rompecabezas, te voy a dar el mundo todo roto para que lo repares sin la ayuda de nadie.”

Entonces calculó que al pequeño le llevaría 10 días componer el mapa, pero no fue así. Pasadas algunas horas, escuchó la voz del niño que lo llamaba calmadamente: – “Papá, papá, ya hice todo, conseguí terminarlo”. Al principio el padre no creyó en el niño. Pensó que sería imposible que, a su edad, hubiera conseguido componer un mapa que jamás había visto antes. Desconfiado, el científico levantó la vista de sus anotaciones, con la certeza de que vería el trabajo digno de un niño. Para su sorpresa, el mapa estaba completo. Todos los pedazos habían sido colocados en sus debidos lugares. ¿Cómo era posible? ¿Cómo el niño había sido capaz?. -“Hijito, tu no sabías cómo era el mundo, cómo lo lograste?”-, dijo el científico al niño. “Papá, yo no sabía cómo era el mundo, pero cuando sacaste el mapa de la revista para recortarlo, ví que del otro lado estaba la figura del hombre. Así, que dí vuelta a los recortes, y comencé a recomponer al hombre, que sí sabía cómo era. Cuando conseguí arreglar al hombre, dí vuelta a la hoja y ví que había arreglado al mundo”, respondió el niño a su padre, quien a partir de ese momento encontró lo anhelado.

Con este relato atribuido a nuestro Nobel de Literatura Gabriel García Márquez, intento ser provocador y desafiante respecto al tema de la verdad, – “en cuanto concordancia de lo pensado con la realidad”- (Aristóteles), que movida por la fuerza del amor se eleva a esferas maravillosas, aunque no por ello menos reales. Porque ciertamente, tanto hoy como ayer y más mañana que hoy, encontramos y encontraremos jóvenes y personas en general marchando por las calles; otros formándose en distintas universidades; algunos exponiendo sus argumentos en los diferentes medios de comunicación; muchos otros, en silencio y en secreto trabajando intensamente casi sin descanso y sin remuneración económica… En efecto, a todos ellos, sin importar distancia, credos, raza, lengua, pueblo, nación, condición social, cultural o política, los mueve un anhelo profundo y común por salvar el mundo, por conservar el planeta o como se diría coloquialmente, por “Arreglar el mundo”.
No obstante, muchos de ellos, tal vez la mayoría, como el científico preocupado y concentrado en su laboratorio, no encuentran la fórmula, la manera o el modo de hacerlo.