Continúan desalojos de invasiones en zona rural

En La Mesa, a pesar de que está un aviso informando la diligencia de desalojo, se puede observar la construcción de una casa en dicho lugar.

Por el hecho de que en Valledupar no se han permitido nuevas invasiones, muchas personas han migrado hacia los corregimientos a establecer sus casas de manera ilegal.

Cabe anotar que el desarrollo de estas invasiones a predios privados en zona rural del municipio ha sido de conocimiento de las autoridades locales y por esto han adelantado desalojos en distintos terrenos, pero este problema se sigue presentando en distintos lugares.

A pesar de que durante la semana se realizaron estos procedimientos de desalojo, uno en un predio privado en la carrera séptima con calle 45 del barrio San Fernando, en inmediaciones de La Terminal de Transportes de Valledupar y otro en el antiguo lote del IDEMA ubicado en el corregimiento de Aguas Blancas de donde fueron sacadas 200 familias quienes invadieron tras falsas promesas de ser priorizados para los proyectos de vivienda que se desarrollaran en este lugar, según los moradores de ese lugar, la situación persiste.

De hecho, como una medida frente a dicha problemática, los pobladores de Aguas Blancas tienen previsto adelantar hoy una manifestación pacifica por las irregularidades que aseguraron estar viviendo, a través de un comunicado.

En el mismo, manifestaron haber sido víctimas de desplazamiento en años anteriores por grupos armados y actualmente se sienten atropellados por la venta de las sabanas comunales del corregimiento a personas que no hacen parte de esta población, además de sentirse amenazados por el desconocimiento de dichas personas, que han tomado el pueblo para refugiarse poniendo en peligro la vida de sus habitantes.

“Hicimos el desalojo del lote del antiguo IDEMA que es del municipio, ellos volvieron, están tratando de armar como unas carpitas pero no hay una invasión como tal, son lotes del municipio y no los vamos a dejar invadir”, expresó Gonzalo Arzuza, secretario de Gobierno de Valledupar y quien a su vez aseguró que desconocía el desarrollo de la protesta planeada para hoy sin desconocer la situación actual en Aguas Blancas.

OTRO CASO

En otras zonas del casco rural de la ciudad, en el asentamiento de La Mesa se presenta la misma situación en el predio ‘La Chivera’, el cual es propiedad privada y fue invadido en el año 2015 por 68 familias.

Aunque según explicó Cicerón Maestre Ruiz, hijo de la propietaria del terreno, ya se ha instalado la respectiva querella policial ante la Alcaldía y se ha intentado realizar el desalojo, en un momento se detuvo por acción de la Defensoría del Pueblo aduciendo violación al debido proceso y derecho a vivienda digna de dichos invasores. Aunque tras el desarrollo de una tutela se ordenó llevar a cabo el respectivo desalojo, esta vez aplicando debido proceso y ofreciendo viviendas dignas a dichos invasores.

Con relación a esto, Arzuza, aseguró: “Estamos colaborando, porque en estos cinco meses que tengo en la administración hemos avanzado y estamos listos a proceder en el desalojo pero hemos hecho todo lo que nos toca”.

Sin embargo, para Maestre Ruiz aunque no le han dicho que el procedimiento no se va a realizar, consideró que el tema se ha dilatado puesto que siempre les argumentan algo distinto. En esta ocasión es que no hay presupuesto para los albergues, en otros momentos les han dicho que no hay disponibilidad del Escuadrón Móvil Antidisturbios de la Policía Nacional, Esmad, para la operación o en otro caso falta que la Unidad de Víctimas diga cuántos son los desplazados, cuántos tienen derechos para los albergues, con lo que sienten que pasa el tiempo y resultan perjudicados.

A la vez que hizo referencia a que mientras ellos tienen escrituras registradas en Instrumentos Públicos en otro caso que se presentó en el mismo sector, donde 50 familias invadieron un predio que ostentan como poseedores un grupo de indígenas arhuacos, sí se realizó el desalojo en poco tiempo.

Además de esto, Martínez Ruiz, manifestó que el inspector de dicho sector, Onofre Gaitán, tiene intereses en esta invasión por lo cual no ha apoyado ninguna medida al respecto.

Frente a esto, Gaitán aseguró: “Esa invasión ya tiene como tres años de estar; hay un hermano mío que compró una posesión y ya tiene años de haberlo hecho con una compra y venta”, a la vez que manifestó que el procedimiento lo llevaba una inspectora de Valledupar y como quedó en la ciudad no ha podido hacer nada al respecto.

Daniela Rincones Julio / EL PILÓN
daniela.rincones@elpilon.com.co