Compositores advierten sobre estafa en festivales de la región

José Ignacio Ovalle, Deimer Marín, Reinaldo ‘Chuto’ Díaz, Juan Manuel Gutiérrez, César Blanco y Antonio Meriño, dialogaron con EL PILÓN para alertar sobre el cobro hecho por una empresa en varios municipios. EL PILÓN / Joaquín Ramírez.

La Sociedad de Autores y Compositores, Sayco, es una entidad cuyo objeto principal es el recaudo y distribución de los derechos patrimoniales de autor, pero en los últimos meses, según denuncian los propios compositores, gestores individuales están haciendo el recaudo sin ningún tipo de autorización.

Una comisión liderada por José Ignacio Ovalle, coordinador regional de Sayco, asegura que la firma ya recibió dineros en el marco del Festival de la Leyenda Vallenata y en otras festividades hechas en municipios como San Alberto, El Copey y Chiriguaná.

“Los gestores individuales son compositores no agremiados a Sayco, por ley no deben estar asociados, pueden recaudar sus derechos porque la Corte lo permite a través de la sentencia 509, pero deben hacerlo de manera individual, es decir, cobrar las obras que a ellos les ejecuten de manera individual en público o privado. Sayco representa a todos los autores y compositores, el 98 % del país, esto señores están dando unos permisos para el uso de la música como si ellos representaran a los compositores, en el marco del Festival Vallenato les pagaron a ellos”, declaró Ovalle.

Indicó además que “eso se tipificaría como una presunta estafa porque si ellos cobran algo que no representan, para quién es ese dinero; a los compositores se le está mermando los ingresos por las sonadas de sus obras”, manifestó José Ignacio Ovalle, que en compañía de Deimer Marín, Reinaldo ‘Chuto’ Díaz, Juan Manuel Gutiérrez, César Blanco y Antonio Meriño, dialogaron con EL PILÓN sobre esta inquietud que ya fue denunciada ante las autoridades por Emiliano Zuleta Díaz, Julio Oñate Martínez y Onorio Martínez Cuello.

El coordinador regional de Sayco en el Cesar manifestó que la entidad no vende permisos, simplemente entrega una licencia para que los organizadores de las fiestas suenen las canciones de los 8.000 socios, de esos 400 pertenecen a este departamento, donde están lo que más generan dividendos para la Sociedad.

“Eso se tipificaría como una presunta estafa porque sí ellos cobran algo que no representan, para quién es ese dinero, mientras que a los compositores se le está mermando los ingresos por las sonadas de sus obras”: José Ignacio Ovalle.

Por Carlos Mario Jiménez
Carlos.jimenez@elpilon.com.co