Casi cinco horas duró el encuentro entre Donald Trump y Kim Jong

Luego de tanta controversia política por el encuentro entre el presidente de Estados Unidos, Donald Trump y el de Corea del Norte, Kim Jong , este martes celebraron una cumbre histórica en Singapur que culminó en un acuerdo en el que el Gobierno asiático prometió una “desnuclearización completa” pero al parecer esa declaración dejó con dudas a los espectadores.

Este encuentro duró aproximadamente cinco horas, de las cuales 40 minutos decidieron estar a solas y luego en una reunión de trabajo, seguida de un almuerzo con un menú de platos occidentales y asiáticos (cóctel de gambas, cerdo crujiente con salsa agridulce y torta).

Según AFP, “la fórmula de la declaración conjunta es bastante vaga en cuanto a calendario y se remite a negociaciones ulteriores para su puesta en aplicación”. Por otra parte, los analistas políticos e historiadores creen que puede existir una posibilidad pero al mismo tiempo recuerdan que el régimen de Pyongyang tiene un historial de promesas incumplidas, como el caso de los años 1994 y 2005.

El diario El Universal informa que “esas negociaciones comenzarán a partir de la próxima semana y estarán dirigidas por el secretario de Estado estadounidense Mike Pompeo, figura clave en el diálogo entre Estados Unidos y Corea del Norte. El documento tampoco precisa que la desnuclearización vaya a ser “verificable e irreversible” como reclamaba Estados Unidos antes de la cumbre, lo que podría interpretarse como un paso atrás de Trump.

Por su parte, Trump, una vez culminado el encuentro, aseguró haber creado “un vínculo especial” con el número uno norcoreano, que dirige el país con mano de hierro como su padre y su abuelo. Consideró que fue una reunión “realmente fantástica” transcurrió “mejor de lo que nadie había esperado” y permitió hacer “muchos progresos”.