Carta al Fiscal General de la Nación

 

Doctor
Néstor Humberto Martínez Neira
Fiscal General de la Nación

 

El país ha sido testigo de la intensa persecución que usted emprendió contra actos de corrupción, sin descanso cada semana es noticia la captura de alguien por transitar en los renglones del Código Penal cometiendo delitos contra la administración pública, incluso en el interior de la institución que usted dirige se dio un golpe contundente con la detención de fiscales anticorrupción que traicionaron la confianza depositada en ellos, magistrados del Meta terminaron involucrados en una red que negociaba decisiones judiciales, en La Guajira se tiene privado de la libertad al gobernador y al alcalde de Riohacha, en Córdoba no cesan las aprehensiones y la determinación para lograr demostrar lo ocurrido durante los cuatro años de gobierno de Alejandro Lyons.

El último gran escándalo por acto de corrupción se desprende de la captura del tristemente recordado Manuel Vicente Duque ‘Manolo’, alcalde suspendido de la ciudad de Cartagena, por las presuntas irregularidades presentadas en el proceso de elección de contralor distrital de la capital del departamento de Bolívar; también fueron capturados la contralora elegida Nubia Fontalvo y José Julián Vásquez, a quien señalan de ser el verdadero poder en la alcaldía de la Heroica.

Los delitos por los que son investigados estas personas y algunos concejales de Cartagena son concierto para delinquir, tráfico de influencias y cohecho por una serie de ofrecimientos y la manipulación del proceso que tenía que concluir con la elección del contralor distrital, hechos que fueron denunciados ante la Procuraduría General de la Nación que en una primera instancia sanciona a los concejales, pero tiempo después en segunda instancia, absuelve a los concejales por considerar que la elección de la señora Fontalvo se ajustaba a la ley.

Señor Fiscal, esos hechos que usted está investigando en Cartagena tienen una asombrosa similitud con la elección de Contralor Municipal de Valledupar el año pasado iniciando el gobierno del señor Augusto Daniel Ramírez Uhía; es necesario que usted doctor Martínez mire hacia Valledupar e inicie una minuciosa investigación para determinar la responsabilidad penal de todos los que intervinieron en la elección de la persona que debía ejercer control fiscal en la capital del Cesar, como prueba encontrará el pronunciamiento del Consejo de Estado que declara la nulidad de la elección del contralor municipal.

Es vital para recuperar la confianza en la Fiscalía que a hechos semejantes se les dé el mismo trato, así como en Cartagena las investigaciones avanzan seriamente, acá se espera que las actuaciones surtidas en la elección de Contralor Municipal sean atendidas sin demora. De la misma forma señor fiscal la elección del personero debe ser motivo de una causa judicial, aunque en este caso se escogió a quien ganó el concurso, las anomalías fueron múltiples y allí están cada documento, cada acta, cada sesión e intervención de los concejales donde se podrá verificar la forma tan ordinaria como asumieron su papel.

También en el caso de la elección de contralor, los concejales de Valledupar fueron sancionados en primera instancia por la Procuraduría General de la Nación y absueltos por esa institución en segunda instancia; sin embargo, la existencia de decisiones del Ministerio Público no impiden el inicio de procesos penales; tome esta misiva señor Fiscal General si logra leerla, como el ruego para que se inicien las investigaciones penales contra los concejales y el Alcalde de Valledupar por los procesos de elección de contralor y personero municipal, para que en esta ciudad también se sienta la lucha contra la corrupción.

Por Carlos Andrés Añez Maestre